Entre amores y odios

0
242

Columna En la boca del tunel

Por Fernando Jiménez

La Copa Perú despierta amores y odios. Criticada, vapuleada, defenestrada por los unos. Amada y querida por los otros. Muchos dirigentes de conductas deplorables colaboraron para que así sea. Directivos sin decencia que la pusieron en el tribunal de la duda. Pese a ello, es la alegría de los pueblos. El sentir de los sin voz. La ilusión de los provincianos que sueñan. Por todo eso aprendí a quererla y a enamorarme. Me sentía otro cubriendo esos partidos en canchas de tierra y sin darme cuenta al final tenía todos los zapatos sucios que urgían de un lustrabotas de inmediato. Cuando regresaba a casa parecía que había vuelto de una guerra. Llegué al extremo de preferir ver un intenso partido de Liga, que ver un clásico peruano o la Champions League.

Ayer fui a ver la finalísima. Ya no es la final de antaño. La emoción no es la misma de cuando veíamos al Torino de Talara con “Pata de Rana Zapata, al Hungaritos Agustinos con “Payasito” Calvo, al Mariátegui de Ica con el ‘Mango’ Olaechea, al Melgar de Arequipa de los 70 con ‘Patato’ Márquez o el zurdo Emilio Barra, el CNI del ‘Mitrón’ Cáceres, el Alfonso Ugarte de Chiclín con ‘Chicamero’ Quispe, el Tumán de Lambayeque con los hermanos Florencio e Inocencio La Rosa. Como no recordar a ‘Meleque’ Suárez, el piurano o a Nilo Castañeda, que se cansaba de meter goles en el Cienciano. Mi homenaje para todos ellos. Hay más, no hay espacio para nombrarlos a todos.

Binacional es el Campeón. Es de Arequipa, pero los dueños son puneños y se lo llevarán a Puno. ¿Se podrá?. A ver qué dicen en la ADFP. Ya aseguró al menos un millón y medio de dólares por los Derechos de Televisión, no le pagan esa cantidad por ellos, sino porque tienen que jugar al menos cuatro partidos en el año ante Alianza, la U o Cristal y de yapa Muni que obligado tienen que televisarlo

El festejo es frío. Mo hay olor a pueblo. Estoy acostumbrado a ver celebraciones en la que las lágrimas fluyen solas. El estadio estaba poblado por muchos hinchas piuranos. Binacional no tiene la culpa. Creo que el próximo año debe volver a ser la final ida y vuelta como la Copa Libertadores. Sus hinchas lo ven todo el año y al final fugan a Lima. No es justo. Pero esas finales en buenos escenarios, no en estadios descuidados y destartalados. Iría más gente para esa gran final. Estoy seguro. Ya se probó dos veces y Lima no responde. En la Etapa Nacional se debe prescindir de los tres menores. Le quitan poderío a los equipos. Analicen, consulten, no solo lo digo yo, sino los mismos dirigentes y entrenadores.
La Copa Perú es de todos las que la amamos, no de los advenedizos que nunca pisaron una cancha de tierra y hasta le hacen homenajes. He dicho