Hay que pensar en la Copa

0
212
Alianza Lima
Alianza Lima

Columna Neto comenta

Por Ernesto Cavagneri

Es mejor que lo sepan ahora y no cuando va a comenzar el partido. Alianza solo piensa en el torneo doméstico y no en la Copa Libertadores de América. Y es que hasta ahora no vemos algún refuerzo interesante, pensando en el torneo más importante del continente. No es suficiente justificar una mala participación hablando que, los presupuestos de los clubes peruanos no tienen punto de comparación con otras instituciones de la región.

Entonces la pregunta salta por sí sola: ¿Para eso clasifican a un torneo internacional? La verdad que sigue pasando el tiempo y vemos la falta de reacción de los dirigentes de los equipos peruanos involucrados en los diversos torneos. Ojalá que algún día los clubes nacionales busquen competir y no solo participar en eventos de mayor envergadura.

No olvidemos que la clasificación peruana a un mundial de fútbol después de 36 años, es como un pequeño oasis en medio de la inmensidad del desierto, porque no podemos hacernos a los locos y aplaudir la real actualidad de nuestro balompié que se desangra por todos lados.

Pero no solo es el caso de Alianza Lima, el segundo de los peruanos a la Libertadores es el Real Garcilaso y tampoco se refuerza convenientemente. Con el respeto que se merece el golero argentino Morales, un equipo que pretende hacer una decorosa presentación en un torneo copero, no se refuerza con jugadores de segunda división. Por favor.

Que hay que ordenar la casa, hay que ordenarla. Es necesario que las instituciones vayan pagando sus deudas. La época de los “cabeceros” en el fútbol peruano ya terminó, pero tampoco se puede descuidar la parte deportiva. Es necesario que los clubes nacionales realicen buenas presentaciones por donde vayan. Hay que elevar el nivel competitivo, pero para eso necesitamos que los dirigentes se pongan firmes en su propósito.

Muchos dirán que para tener equipos sólidos hay que hacer un trabajo de base y es cierto, pero mientras tanto no pueden despilfarrar el dinero con contrataciones intrascendentes. Salvo mejor parecer.