Refuerzos sin peso

0
309

Columna del Lobo

Por Juan Carlos Esteves

En nuestro país, difícilmente los fichajes de los clubes peruanos hacen remecer el fútbol local. No tenemos dinero y menos intención. Es lógico que estamos años luz de los equipos europeos, pero también ni por asomo nos acercamos a los colombianos, mexicanos y mucho menos a los argentinos y uruguayos.

La última vez que una contratación provocó una gran movilización periodística en el aeropuerto Jorge Chávez, fue cuando la ‘U’ decidió repatriar a Nolberto Solano allá por el año 2009. Han pasado nueve años y los fichajes no han alborotado las redes sociales como en otras latitudes.

Con clubes como Alianza y la “U” intervenidos por la Sunat y otros como Cristal sin la solidez de años anteriores, es bien complicado que haya un buen presupuesto para fichar a futbolistas sudamericanos regularmente considerados.

Esta será una constante para los años que vendrán. Este año es un claro ejemplo de lo que sucederá. Ningún fichaje con sonoridad abultada. Lo más destacado el pase de la “U” al Boys, del “Pana” Tejada, quien próximo a cumplir 36 años, tampoco está como sostener con regularidad su racha goleadora.

Acá han llegado futbolistas extranjeros de todos los colores, precios y cualidades. Por años este mal provocó que nuestro balompié local se estancara y nos privara de llegar a los mundiales antes del presente.

Nuestro fútbol fue experimento de futbolistas foráneos que llegaron sin la formación debida para destacar. Sucedió en los equipos que tuvieron un paso fugaz por la profesional, pero también en los grandes como la “U”, Alianza y Cristal.

Como no recordar cuando los blanquiazules tuvieron el atrevimiento de fichar en 1997 a Stéfano Oliveira Kostápolis más conocido como ‘Tefo’. Realmente fue una de las contrataciones más patéticas del fútbol peruano en años. El brasileño nunca había debutado en el fútbol profesional de su país y lo hizo en el nuestro con bombos y platillos. Era delantero y no hizo ni un gol.

Hoy, han surgido dudas, por el yerno de Pablo Bengoechea y su llegada a Alianza. Tal vez no sea un jugador malo como muchos piensan y que llegó a Matute de favor. Por ahora el técnico uruguayo tiene crédito en la tienda blanquiazul por el título reciente. Pero eso sí, si Maximiliano Lemos no responde en la cancha y el equipo deja de ganar, no habrá forma para maquillar tremenda ayuda familiar.

Así estamos y así estaremos. Pensar que ahora que hemos clasificado al mundial, algunos creyeron que el mal del fútbol peruano había llegado a su fin.

Lamentablemente, la Copa Libertadores y Copa Sudamericana, se encargarán de demostrar que afuera, seguimos con todas las limitaciones que puede tener una institución de fútbol, empezando con fichajes de futbolistas extranjeros que no marcan la diferencia. Así no es.