Que se vayan todos

0
490
Ruiz Diaz
Ruiz Diaz

Columna Neto comenta

Por Ernesto Cavagneri

Cada vez que nos enteramos que un futbolista peruano es contratado en el exterior, nos alegramos, porque esto siempre será una buena noticia. Salir del Perú es sin duda parte del crecimiento del jugador. Cada día que pasa los técnicos peruanos se esfuerzan por preparar convenientemente a los futbolistas, esto es cierto. Pero hay que apuntar más alto.

Y ojo que hablo del entrenador peruano porque los extranjeros que llegan no son confiables y no puedo decir si verdaderamente hacen bien las cosas, porque hay ejemplos lamentables de foráneos que llegaron para llenarse los bolsillos, porque no dejaron nada para el aprendizaje, sobre todo de los jóvenes que necesitan de orientadores en su formación.

Siempre será saludable que un jugador busque ascender en un mercado más competitivo. Por eso nos entusiasma que más peruanos sigan yendo al balompié azteca, porque no solo irán asegurando el futuro familiar, sino que futbolísticamente en poco tiempo experimentarán progresos en la parte conceptual deportiva.

Nadie puede negar que Raúl Ruidíaz desde que llegó al Monarcas Morelia es otro. Se le nota un futbolista más hecho y con mayor confianza a la hora de encarar a cualquier rival. Es un futbolista que está creciendo y que puede seguir haciéndolo.

Otro caso de un jugador que ha progresado es el de Luis Advíncula. Pasó por el fútbol argentino, donde pudo hacer muy buenos partidos con la casaquilla de Newell’s Old Boys de Rosario, para luego recalar en los Tigres de Monterrey. Advíncula supo acumular experiencias, porque pasó antes por el Hoffenheim alemán, Ponte Preta brasileño, Vitória Setúbal portugués, Bursaspor turco; y ahora está en el Lobos BUAP mexicano.

Advíncula no solo es candidato para estar en la lista final de Gareca para el mundial de Rusia, sino que todo indica que por fin será titular indiscutible en la blanquirroja.

Es cierto que algunos futbolistas no se adaptan rápidamente, les cuesta un poco adecuarse al nuevo sistema de vida y por supuesto que la figura se agudiza cuando van a un país donde hablan otro idioma, pero que sigan saliendo, para que cuando regresen a la selección tengamos un plantel más competitivo.