Durmiendo con el enemigo

0
221
ederación Peruana de Fútbol
ederación Peruana de Fútbol

Columna Neto comenta

Por Ernesto Cavagneri

El conflicto entre la Federación Peruana de Fútbol (FPF) y la Asociación Deportiva de Fútbol Profesional (ADFP) es aplaudida por muchos. Algunos hablan y dicen que está muy bien que la federación se ponga los pantalones y asuma el control absoluto del torneo nacional; y hasta hay quienes hablan de que la asociación sea exterminada como si se tratase de una plaga.

Todo está bien, hay que respetar las opiniones, pero lo que nadie dice es que la FPF y la ADFP son parte de la misma hipocresía. Entonces por qué uno asume el papel de verdugo castigador, si toda la vida la asociación hizo sus torneos con el amén del ente rector del fútbol nacional.

Para este servidor y lo digo a título personal, por la ADFP han pasado los directivos más incompetentes del país, pero eso no significa que la FPF tome una medida radical, cuando toda la vida fueron parte de la misma convivencia. Esos insufribles torneos mamarrachos que hemos visto durante tanto tiempo no es exclusividad del ente de la avenida Javier Prado, también y probablemente con mayor responsabilidad de los señoritos de saco y corbata de la Videna.

No le engañemos a la gente, hay que decir las cosas como son. Ningún campeonato de fútbol profesional realizado en nuestro país se hace sin que la federación no tenga conocimiento. Así que el ente que encabeza Edwin Oviedo debió ponerse los pantalones hace tiempo y no recién ahora.

Pero el tema no solo pasa por ordenar la casa y unificar el fútbol a través de un solo ente, parece que el móvil es otro, porque la federación también negociará los derechos de televisación. Este es el punto neurálgico porque la debilitada economía de los clubes, podría verse mucho más comprometida si ellos ya no fueran más administradores de importantes ingresos de dinero.

La federación siente que la clasificación mundialista le da fortaleza, para tomar decisiones como esta, que ahora sumen al fútbol nacional en una suerte de disputa entre dos organismos que siempre fueron parte de la misma hipocresía, porque estuvieron de acuerdo en todo, pero ahora hay algunas razones verdes que los separan como nunca antes sucedió. ¿O no?