El ojo del ‘Tigre’

0
482
Columna Neto comenta
Columna Neto comenta

 

A Ricardo Gareca le podemos cuestionar muchas cosas, su manera de encarar un partido, alguna variante poco convincente, lo que uno quiera, pero no podemos enrostrarle de que sea un técnico timorato y que no le ponga la cara a la prensa.

Ayer en su primer contacto 2018 con el periodismo peruano, el ‘Tigre’ soportó toda las preguntas, desde las más repetidas, desde las más necias, desde las más largas (increíble la de algunos coleguitas) y otras que siempre son buenas hacer. De esas que van de frente, de esas que ponen el dedo en la llaga, pero que son necesarias, porque de lo contrario, mejor que todo quede en un simple comunicado de prensa de la señora Romina y listo.

Al técnico de la bicolor le tocaron dos temas del que todo el país comenta y con su clásica diplomacia Gareca supo responderlas y salir del laberinto. Sobre Carlos Ascues y Cristian Benavente, refirió que los tiene en agenda, palabras que seguro aplaudieron varios, porque son dos futbolistas que fácilmente podrían llenarle los ojos a cualquier amante del deporte rey.

Ascues tiene fútbol, presencia, gol y además es un jugador polifuncional que podría actuar de zaguero, volante y si le da la gana hasta de delantero, pero no todo lo que brilla es oro, porque debe haber por ahí algo del aliancista que no le gusta al entrenador.

Benavente ha tenido una gran temporada 2017 en el Charleroi, su crecimiento es evidente desde que le dieron minutos de competencia. En Bélgica juega cerca al área y le dan libertad para que muestre su habilidad y talento. Su formación europea es un plus que todavía no seduce del todo a Gareca.

También le preguntaron por Yordy Reyna. Para el auditorio el ex jugador de Alianza tiene chance en la selección, pero los que están cerca al técnico dan fe que el actual futbolista del Vancouver Whitecaps, no estará en Rusia 2018.

De buena fuente sabemos que el técnico de la selección hace seguimiento a los futbolistas, incluso cuando no está en Lima. Gareca valora mucho la conducta del jugador fuera de las canchas y eso es clave para tomarlos en cuenta.

Además Gareca la tiene clarita, porque un futbolista de selección no puede proyectar una mala imagen. Los amantes de la noche, los borrachos y los que están metidos escándalos no tienen espacio en el equipo de todos. ¿O no?