Que regrese Chale

0
489
Columna del Lobo
Columna del Lobo

La columna del Lobo
Por Juan Carlos Esteves

Cuando Pedro Troglio llegó a la “U” el año pasado para reemplazar a Roberto Chale, muchos hinchas y periodistas levantaron su voz para maltratar indirectamente al exseleccionado con frases filudas como: “Ahora sí, el equipo va a trabajar”, “por fin tendremos una idea de juego”, “se acabó la desorganización del plantel”.
Luego el  argentino debutó con el buzo crema ganándole a Alianza Lima  y las redes sociales se inundaron de elogios para  él. Parecía que estábamos frente a un futuro  Pep Guardiola o José Mourinho, y en cualquier momento se instalaba una “revolución futbolística” en los predios de Universitario.
El ser anti Chale, los hacía regar puras flores hacia el argentino y vomitar solo veneno para el peruano. Todo esto, hasta que poco a poco la realidad, por los malos resultados,  les empezó a refregar en el rostro cuán lejos se estaba de ese gran salto futbolístico que muchos habían pregonado antes de tiempo.
Primero en el Torneo de Verano del año pasado, luego en el Apertura y finalmente en el Clausura del 2017, Universitario fue un equipo previsible, sin mucha intensidad y repleto de imprecisiones al momento de querer armar una idea de juego.
Y aunque los anti Chale nunca lo dijeron, los elogios para Troglio empezaron a desgastarse y la admiración que habían empezado a bosquejar por el argentino, se transformó en algunas críticas solapadas  para demostrar que de vez en cuando también “podían ser objetivos”.
Pero la derrota en el clásico del último domingo  terminó por desmoronar  toda la aurea que se había instalado alrededor de Troglio. Si bien es cierto, su equipo pudo haberle hecho más goles a Alianza, también es cierto que en la complementaria tuvo cero rebeldías y el equipo se desmoronó frente a un equipo que si apretaba el acelerador,  le metía más de tres goles.
Aquello que su plantel tiene muchos jóvenes y por eso les va mal no tiene asidero. Porque San Martín con un plantel de promedio de edad similar, hace una mejor campaña que los cremas.
Hasta ahora la “U” no ha ganado ningún partido y en el acumulado está último con dos puntos. Es el principal candidato para descender. Por eso, hoy por hoy, como el 2015, se impone el regreso de Roberto Chale.
Porque si sus críticos solo destacan del ex “Niño Terrible” su mejor manera de motivar a un plantel, hoy más que nunca se necesita a un entrenador que levante a un equipo dividido y sin el alma lista para tumbarse al más pintado.
Está claro que Roberto,  por sus operaciones de hace un año, no tiene la misma vitalidad del técnico que el 2015 salvó la categoría a Universitario, pero en las actuales circunstancias es primordial su presencia para un plantel que necesita refrescarse con otra prédica.   Recuerden que Chale tiene una mejor lectura de un partido que Troglio y como estratega no se equivoca tanto como el argentino al momento de hacer los cambios para neutralizar al rival.
Este es el momento justo para que regrese Chale, porque si no se hacen los correctivos necesarios, a fin de año los cremas pueden bajar de categoría por primera vez en su historia.