EL MAL AMADO

0
399
Columna Neto comenta
Columna Neto comenta

Rusia 2018 está a la vuelta de la esquina y en el ambiente futbolístico peruano hay más expectativa por saber si Claudio Pizarro llega al mundial como parte de la selección o simplemente no es tomado en cuenta.

Desde el pensamiento Gareca, el delantero del Colonia de Alemania tendría alguna opción, porque las convocatorias del técnico argentino jamás fueron tan coherentes que digamos. Una cosa es lo que uno piense como periodista y otra muy distinta el manejo que brinda el estratega en cada convocatoria que realiza.

Por ejemplo, para los amistosos ante Croacia e Islandia en los Estados Unidos, Gareca llamó a ‘Beto’ Da Silva, un jugador que es de nuestro paladar futbolístico, pero que hace tiempo no juega y que es suplente y encima con poquísima participación en su actual club Argentinos Juniors.

La clasificación al mundial es generosa porque tapa errores garrafales. En la selección peruana no es necesario romperse el lomo para lograr ser convocado, porque el comando técnico ha cerrado el círculo con algunos nombres que aparecen, pero que no merecen estar ni siquiera en algún microciclo.

El caso Claudio Pizarro da para varios capítulos, porque es un tema de permanente discusión a nivel nacional. Lo que debe quedar bien en claro es que Claudio es indiscutible a nivel de clubes, porque es un triunfador total, pese a ese bache que sufrió su carrera profesional, cuando llegó al Chelsea inglés, donde jugó poco. Pero después lo ganó todo en Alemania, siendo un futbolista querido en Werder Bremen como en el Bayern Munich.

La deuda en selección jamás la terminará de pagar. Pizarro vistió muchos años la blanquirroja, pero no llegó a trascender como todos esperábamos. La responsabilidad de ponerse el equipo al hombro terminó por avasallarlo. Hay jugadores que no nacieron para ser referentes con sus selecciones nacionales y Claudio es uno de ellos. A los 39 años no le vamos a pedir que haga lo que no fue capaz de hacer 15 años atrás.

Tampoco estoy de acuerdo con algún homenaje, así se lo organice el papá, porque entonces cuál sería el mensaje, si alguna vez el ‘Bombardero de los Andes’, se negó a jugar por la selección contra Chile, porque prefirió irse al hipódromo para ver a su caballo, en la era de Franco Navarro; y de remate fue sancionado por el escándalo en el hotel el Golf, en la época que ‘Chemo’ Del Solar dirigía a la bicolor.

Si hacemos un acto de reflexión hay cosas y temas que ya no deberían dar siquiera para la discusión. Lo que no fue no será. Y si hablamos de justicia, la única buena, solo es la divina. Lo demás es puro cuento.