¡Grande, el enano!

0
635
El pequeño volante ingresó en el segundo tiempo y fue la figura del partido.
El pequeño volante ingresó en el segundo tiempo y fue la figura del partido.

Con dos golazos de Hohberg, alianza le ganó 2-0 a la ‘U’

Escribe: Ernesto Cavagneri

 

La casa se respeta. Con esta frase podríamos comenzar esta crónica, porque Alianza Lima hizo el suyo clásico de anoche en su estadio de Matute, donde íntimos y cremas hicieron un primer tiempo para el olvido por lo mal que jugaron en ese periodo, aunque a veces en un cotejo de esta naturaleza eso es tan solo una anécdota. Para el pueblo blanquiazul lo más trascendente es la victoria ante el rival de toda la vida.

Le puede interesar

Le puso corazón

La gente tuvo que esperar hasta la etapa de complemento para ver algo de fútbol decente; y también para aplaudir a la figura de la noche, el pequeño volante ofensivo de los ‘grones’, Alejandro ‘El Enano’ Hohberg, quien hizo los goles de su equipo y los hizo demostrando que el entrenador comete una injusticia al tenerlo en el banco de suplentes.

AL vs U
AL vs U

No fue un clásico como otros, porque ambos clubes venían haciendo partidos discretos, con un fútbol mezquino, tal como lo evidenciaron en el primer tiempo, aunque la ‘U’ perdió ocasiones de gol, debido principalmente, a la buena actuación de Leao Butrón, quien luego fue cambiado por lesión. Todo mejoró en el segundo tiempo, pero en este tema, los cambios de Bengoechea dieron resultados, mientras que los de Troglio, terminaron por debilitar a los merengues.

Lo más resaltante de este compromiso fueron los goles íntimos. En el primero tanto mucho tuvo que ver el terrible error del arquero Patrick Zubczuk, quien dio un mal pase que cayó en los pies de Hohberg, quien le hizo tremendo sombrero, despertando la algarabía en Matute, cuando se jugaban 17 minutos de esta etapa.

No era justo, pero era cierto. A veces los errores, como el de Zubczuk, se pagan caro y muy caro, porque en un clásico estas escenas son de mayor recordación.

Ocho minutos más tarde se sellaría la victoria local. Nuevamente Alejandro Hohberg se vistió de figura. Aprovechó un centro de Tomás Costa, y dominó bien el balón para luego definir ante la salida del opaco portero crema. El 2-0 no se movería más y la mitad del país se puso a festejar un clásico más para sus estadísticas de triunfo.