El Monopolio en el Fútbol

0
1429
Columna En la boca del tunel
Columna En la boca del tunel

Por Fernando Jiménez

Cómo cambian los tiempos Venancio, qué te parece, es la letra de una canción que interpretaba ese famoso dúo cubano “Los Compadres”, cuando los vi por televisión por primera vez en el Festival de Ancón en los inicios de los 70. Y se me viene a la mente porque ya quedó en el recuerdo las transmisiones de fútbol por radio en la que uno elegía los relatos de Lucho Isuzqui por Ovación quien tenía como cabecera central a Pocho Rospigliosi. O la voz grave de Oscar Artacho o Raúl Maraví por Pregón Deportivo. Pasando por Bruno Espósito en Golazo de Radio Callao.

Pero además de ellos estaba la voz estentórea y radiofónica de Tito Navarro en Campeonísimo, de Tito Morales en Impacto Deportivo, Lucho “Mazamorrita” García en La Hora del Deporte, Toño Vargas en Zona de Fuego, y otros buenos relatores que hemos tenido en antaño como Pancho Lamarque, Arturo Hernando, Miguel Portanova, Juanito Iglesias, Roberto Zegarra, Dante Mateo, Ítalo Villarreal, Rafael Jacobo, Paco Duval, Jaime Guerrero. Todos ellos de la guardia vieja de la radio en transmisiones deportivas.

Hoy el fútbol se ha monopolizado. Ahora solo se escucha RPP y Ovación con Elejalder Godos como su estandarte. Es que ahora hay derechos y no queda otra opción que hay que limitarse a escuchar solo a dichas emisoras. Y cada vez nos vamos quedando más solos que nunca. Ya no hay competencia. El producto fútbol con el cual todos los días colaboramos para que la gente esté enterada y vaya a los estadios es algo que solo lo maneja el monopolio de quienes han comprado ese derecho. Ese liderazgo de opinión comprado no le hace bien al país por la falta de competencia.

Navegando por el internet buscando opiniones sobre el tema, me encuentro con una declaración de Benicio Martínez, director deportivo de Red Guaraní en la que señala: “El monopolio nunca será bueno. La empresa Teledeportes, que tiene los derechos en Paraguay, no deja ni migajas a los otros medios de comunicación. El conflicto va más allá de una simple disputa por las imágenes. Solo ellos podrán admitir o regular la presencia de camarógrafos y periodistas en el fútbol paraguayo. Esta empresa nos arroja al piso y luego nos pisa denigrando nuestra dignidad. La competencia estimula la creatividad de cada medio y debo advertir que el monopolio no es nada bueno”.

Cualquier parecido con lo que ocurre en nuestro país, solo es mera coincidencia. ¿Y usted qué opina?