¡Disculpa, pablito!

0
223
Columna Neto comenta
Columna Neto comenta

Por Ernesto Cavagneri

Cuando los ignorantes cometemos excesos, como criticar inmerecidamente al erudito Pablo Bengoechea, no nos queda otra que pedir disculpas públicas. Y claro que sí, porque en Alianza los directivos están convencidos que la campaña que están haciendo en la Copa Libertadores es digna de elogio. Fueron a Barranquilla y solo perdieron por 1-0. Tremendo resultado como para saltar en un pie y festejar.

Así está nuestro fútbol nacional. Dando pena en cada torneo internacional, sin importar el valor agregado del prestigio, situaciones que no existen en instituciones como Alianza, cuyas autoridades están pensando más en el negocio que en la imagen que pueda proyectar la institución fuera de nuestras fronteras en la parte deportiva.

La miseria del alma le llaman. O parafraseando la inmortal letra de Cambalache: “Cualquiera es un señor. Cualquiera es un ladrón. Lo mismo un burro que un gran profesor…”. Como sociedad somos tan influenciables que nos venden el cuento de que perder ya no es malo, ahora resulta que es bueno.

“Estamos recogiendo experiencia en esta copa”, dijo con mucha frescura Bengoechea en la conferencia de prensa, tras la derrota ante Junior en Barranquilla. Así somos de generosos los peruanos, le damos a un técnico extranjero el manejo de uno de los clubes más importantes del país para que haga sus prácticas. ¿Puede alguien comerse este cuento?

Los técnicos en el Perú hace tiempo que dejaron de llegar a una institución por su capacidad, llegan porque son permisivos y aceptan cualquier tipo de condiciones. El prestigio del club queda postergado a un segundo plano, primero buscan saciar otro tipo de apetitos, y si por allí les sale algunos partidos aceptables, bienvenido sea.

Alguien en su sano juicio puede entender que contratar al yerno como refuerzo para una Copa Libertadores es un acto de transparencia. Y muchos menos si el yerno es limitado. Acaso actuar con responsabilidad es fichar futbolistas que están más para segunda división que para un torneo internacional, como Janio Pósito, Mario Velarde y el mismo Tomás Costa, un jugador trotón que fácil la rompe en un cotejo entre solteros contra casados. Por favor. En cada cuadra de Matute debe haber un joven con mejores condiciones que ese desastre de Maximiliano Lemos.

Señores Ratto y Zevallos, no le mientan más a la mitad del país. Ustedes encabezan y son protagonistas de una de las peores campañas del equipo blanquiazul en su historial de Copa Libertadores, porque ya no sumarán puntos porque Palmeiras puede darse el lujo de venir con equipo alterno e igual se va a llevar los tres puntos. En ‘La Bombonera’ ni hablar. Lo que se viene será peor. Así de simple, así de cierto.