“Hacer un gol en el mundial es lo máximo

0
1062

Guillermo La Rosa anotó el último tanto de Perú en una Copa del Mundo. Después de 36 años espera que Guerrero lo haga olvidar.

Han pasado 36 años de España 82 y usted es el último jugador peruano que anotó en un mundial…

– Sí claro. Fue el gol que le hice a Polonia, un sueño cumplido porque no había anotado en el mundial de Argentina 78. Lamentablemente no lo pude festejar, porque íbamos perdiendo 5-0. La verdad que me alegró un poco, porque hacer un gol en un mundial es lo máximo, pero no lo pude exteriorizar. Claro que hubiera sido lindo que ese tanto sea el del triunfo o hubiera ayudado a la clasificación.

¿Y recuerda cómo fue el gol?

– Sí claro, me dio un pase Germán Leguía, la toqué a Barbadillo, me la devolvió,  me salieron dos polacos a la marca en su área, hice un movimiento para la derecha y metí un patadón al arco. Nadie festejó conmigo, porque los polacos nos estaban goleando. Lástima. Además nunca pensé que ese iba a hacer el último gol de Perú en un mundial. Pero ahora en Rusia, eso se acaba, vendrán más goles de nuestra selección.

¿A quién le gustaría ver anotando en el mundial de Rusia?

– A Paolo Guerrero, a Jefferson Farfán… Pero la verdad, más a Paolo, es mi ídolo ahora. Espero que lo perdonen, que juegue el mundial y sea el goleador. Es macho en el área, sabe cabecear, yo lo admiro y espero que su goles hagan olvidar el mío.

¿Paolo es su ídolo como ‘Perico’ León?

– Noooo, “Perico” es mi ídolo mayor, desde niño. Recuerdo que una vez mi hermano Inocencio lo llevó a mi casa en Puente Piedra. Yo estaba pequeño y no sabía qué hacer. Un amiguito le dijo si podía cabecear una pelota y lo empezó a hacer en la calle. La pelota no se le caía. Fue un extraordinario jugador. Yo siempre quise ser como él.

Volviendo al tema de los mundiales. ¿Por qué no pudo anotar en el mundial de Argentina 78?

– Fue mi primer mundial. Recuerdo que en mi debut ante Escocia estaba nervioso. Luego ya no hubieron oportunidades, todos los goles los hacía Cubillas (risas). Tenía esa espina, pero felizmente en la Copa del Mundo de España, cuatro años después lo logré.

Sin embargo, para las eliminatorias de 1981 para el mundial de España, sus goles fueron fundamentales.

– Sí claro, me tocó a mí hacerlos.

¿Con cuál se queda, con el que le hizo a Colombia en Bogotá o el que anotó ante Uruguay en Montevideo?

– Los dos… Pero el de Colombia fue fundamental, porque estábamos perdiendo y faltaban cinco minutos para el final. Barbadillo mandó un centro y metí un cabezazo con alma, corazón y vida. Fue el empate, todos corrieron a felicitarme y yo se lo quise gritar a Bilardo (técnico de Colombia) , porque antes del partido había dicho: “Cueto y Uribe hacen las paredes y La Rosa las derriba”…

¿Y el gol a Uruguay en el estadio Centenario?

– Metí un patadón y vi que en la tribuna nadie festejaba. Pero al instante me di cuenta que estábamos jugando de visita en el estadio uruguayo. Encima luego me contaron que en la televisión no se había visto cuando la pelota ingresaba y recién festejaron cuando me vieron correr con las manos arriba. Cuando regresamos a Lima, en el aeropuerto había un taxista que estaba borracho, me pidió llevar a Puente Piedra, no me cobró. Llegué a mi casa y mi mamá, hermanos estaban festejando, yo también lo hice. Fue una gran alegría.

Pasando a los clubes que defendió. ¿Con cuáles títulos se queda, con los de Alianza en 1977 y 1978 o los que logró con el Nacional en Colombia?.

– Asuuu, usted sí que hace preguntas difíciles… La verdad… Me quedo con los de Alianza, porque yo de niño siempre fui hincha blanquiazul. Pero los que logré con el Nacional en Colombia al lado de Cueto, también son importantes. Porque campeonar fuera de tu país es otra sensación.

Usted debuta en el fútbol profesional el año 1971 con el Porvenir Miraflores. ¿Por qué no lo hace con Alianza Lima?.

– Porque mi hermano Inocencio que era mi guía me dijo que en Alianza Lima, había mucha gente experimentada y nunca iba a jugar. Entonces me aconsejó que me vaya a un equipo chico y surgió lo del Porvenir Miraflores. Yo tenía diecisiete años, me sirvió mucho porque recuerdo que debuté ante Cristal y “Chito” La Torre me marcó. En ese equipo estaba Alberto Gallardo, Pepe del Castillo, puro mundialista de México 70. La verdad que yo les quería pedir autógrafos (risas).

¿Luego se tardó mucho en llegar a Alianza Lima?

– Sí, me sirvió mucho la campaña que hice con el Boys en 1976 donde salimos sub campeones. Ese equipo era una verdadera familia. Estaba Gil, Scolari, el “Cachorro” Gardella, el “Chino” Labarthe, Abel Lobatón que jugaba mejor que sus hijos, pero lamentablemente no llegó a la selección porque estaba Muñante. Yo soy hincha de Alianza, pero al Boys siempre lo llevo en mi corazón.

Finalmente cómo ve a Perú en el mundial de Rusia…

– Bien, vamos a hacer una buena campaña. El equipo es bueno, estoy seguro que clasificamos a la segunda fase y de ahí cualquier cosa puede pasar. Independientemente del resultado, Gareca debe continuar cuatro años más. El Perú vive un momento feliz, por eso, no me gusta cuando me preguntan por el 6-0 de Argentina en el mundial de 1978 o lo de España 82. En estos momentos gran entusiasmo, no debemos tocar estos temas.