El ‘Diamante’ está de fiesta

0
329
Julio César Uribe
Julio César Uribe

Columna Idolos

 

 

Julio César Uribe, uno de los jugadores más brillantes del fútbol peruano está de cumpleaños. El ‘Diamante’ llegó a los 60 años y festejará por partida doble, porque su hijo Edson nació un día como hoy hace treintaiséis años.

Uribe fue un crack con letras mayúsculas. Pertenece a esa gran generación de futbolistas peruanos que con la Blanquirroja clasificó al mundial de España 1982, eliminando a Colombia y Uruguay, con un fútbol de ensueño.

El ‘10’ de la selección peruana en ese proceso, anotó un gol a Colombia en nuestro Estadio Nacional y otro a Uruguay en el estadio Centenario de Montevideo. Fue tan brillante su actuación, con un fútbol bien jugado, que la revista argentina “El Gráfico” lo llamó el “Diamante negro” y luego lo premió como el tercer mejor jugador de Sudamérica en 1982 detrás del argentino Diego Armando Maradona y el brasileño Zico.

Antes del mundial, junto a Cueto le dieron un baile a Francia en un amistoso realizado en el “Parque de los príncipes”. Lamentablemente en el mundial de España 82, toda la selección no pudo tener una gran presentación y Uribe se quedó con las ganas de brillar con luz propia.

Para las eliminatorias de México 86, se le recuerda mucho por ese gran partido que le hizo a la Argentina de Diego Armando Maradona en el estadio Monumental de River. Tuvo el gol de la clasificación, pero su disparo fue bloqueado por Fillol. Años después el portero argentino diría que fue una de sus mejores atajadas en su carrera.

En el Perú solo actuó por el Sporting Cristal, donde es considerado como el máximo ídolo. Uribe llegó a La Florida muy pequeño y debutó con el club rimense el año 1975 cuando todavía no había cumplido diecisiete años. Logró con esta institución el bicampeonato de 1979 y 1980.

Luego de su memorable actuación con la selección peruana en las eliminatorias de 1981, el club italiano Cagliari lo fichó, dejando buenos recuerdos hasta 1985. Posteriormente defendió las camisetas del Junior de Barranquilla, el América de Cali, el América de México, Tecos de México, el Envigado de Colombia, Independiente de Medellín.

En 1994 se retiró del fútbol y de inmediato se dedicó a la labor de entrenador, dirigiendo por primera vez al Mannucci de Trujillo y salvándolo de la baja. También estuvo al frente de Alianza Lima, pero años después logró su sueño de ser el DT de la selección peruana en dos procesos: en las eliminatorias del 2002 y en la Copa América del 2007.

Compartir
Artículo anteriorPortada (09-05-2018)
Artículo siguienteLlegó con todo