¡CONTIGO, CAPITÁN!

0
729
Columna Neto comenta
Columna Neto comenta

 

Estos son momentos difíciles, porque es necesario separar al hincha del periodista. No es fácil tratar una información que lacera el alma de todos los peruanos. Paolo Guerrero no jugará el Mundial. Rusia 2018 ya no será escenario para ver a nuestro capitán. Vamos a la Copa del Mundo sin el mayor referente, sin el delantero que apunta de goles nos metió al torneo más importante del planeta. La noticia es dura, pero es cierta.

Son muchas las cosas que sentimos en estos momentos porque el ‘Depredador’ no merecía esto. Quiero hablar estrictamente a título personal, porque lo vi crecer en las fuerzas básicas de Alianza Lima. Siempre responsable, sabía lo que quería y sabía que su capacidad futbolística iba a llevarlo en mercados más competitivos y así fue.

Paolo se fue temprano a Europa, llegó al Bayern Munich, y fue construyendo su propia historia en un deporte cada vez más competitivo. Es cierto que se demoró en madurar, pero nadie podía dudar de su profesionalismo. Tribunales deportivos internacionales, en este caso el Tas, lo han dejado sin cumplir el sueño más anhelado de su existencia. No estará en Rusia y de seguro brillará por su ausencia, porque lo vamos a extrañar.

Se dicen muchas cosas de cómo fue contaminado, pero para la Fifa, el Tas y la Wada siempre fue responsable. Lo que sí parece evidente es que la argumentación de los abogados no fueron convincentes como esperaban en Suiza durante la última audiencia del 3 de mayo.

Estos organismos internacionales no contemplan mucho la contaminación involuntaria y debido a los antecedentes en relación a situaciones similares, jamás dieron marcha atrás. En pocas palabras, los abogados de Paolo debieron hacer su mejor partido y al parecer no lo hicieron como la ocasión lo ameritaba.

Es evidente que la sanción a Paolo Guerrero es desproporcionada. Un futbolista con una carrera limpia no merecía ser manchado de esta manera. Ahora el capitán de nuestra selección, recién podrá volver a las canchas en enero de 2019. Es una situación complicada, los días que vienen no serán fáciles para Paolo, porque sabe que ha sido sometido a un acto de injusticia. La contaminación involuntaria siempre va a existir, pero eso no significa que castiguen con tanta severidad a un futbolista y menos a un futbolista como Guerrero que siempre fue un ejemplo como deportista.

Estamos en shock, seguiremos en shock, los peruanos sentimos que nos han hecho un foul descalificador antes de volver a un mundial después de 36 años. También me parece extraño que la FPF siga concentrando al plantel en el mismo hotel donde supuestamente perjudicaron al capitán de la bicolor. Muy sospechoso. ¿O no?