Solo le ruego a mi madre

0
323
Columna Pisando el area
Columna Pisando el area

Por Renato Landívar

La dignidad es lo único que no puedes perder en esta vida y eso parece no entenderlo el presidente de la Federación Peruana, Edwin Oviedo, quien en su afán por ganar protagonismo sale en todos los programas posibles indicando que es capaz de darle Machu Picchu, y el mismo ir a traérselo, a Ricardo Gareca, con tal siga al mando de la selección por un proceso eliminatorio más.

Parece que los flashes y portadas han mareado bastante al señor Oviedo en la intención por mejorar su aceptación ante los peruanos. Como aquel político que brinda cosas a cambio para un voto,  intenta notar es el todopoderoso y no hay cosa en nuestro fútbol que pueda arreglar.

Se equivoca, hay un sinfín de irregularidades, como por ejemplo, las deudas del plantel de Sport Rosario, quien les debe tres meses a sus jugadores por problemas económicos. La realidad de este club demuestra  en nuestro país es difícil sostenerse por los ingresos de taquillas, sponsors y demás; salvo los clubes grandes los demás sufren.

También porque no le pide al Comité de Licencias de la FPF actué con igualdad, la ‘U’ tenía bien merecido perder la posibilidad de fichar por los pésimos manejos económicos pero usen la misma vara para medir a todos. Si van a ponerse los pantalones que lo hagan con cada club, no demuestran seriedad y hacen ver la clasificación al Mundial fue un milagro.

Por ello, la palabras de Ricardo Gareca  que mostraban la falta de una política que acompañe al desarrollo de nuestro balompié y demás deportes. En lugar de falsas promesas, debería tratar de colmar ese pedido de ahora avanzar, aunque sea de demostrarlo. De tener esa mínima intención  por comenzar a trabajar en silencio, pensando en largo plazo.

Además, por eso créame aumentará su aceptación, hoy y  mucho más en el futuro. A veces caminar por la sombra es lo mejor. Los flashes y cámaras déjeselos a los futbolistas, al entrenador, en lugar de atraer a Gareca para su renovación lo aleja más día a día. Hay que pisar tierra porque la caída va a ser muy dolorosa.