Los rusos más famosos

0
490
Columna En la boca del tunel
Columna En la boca del tunel

Por Fernando Jimenez

La verdad que me sorprendió Rusia. No la tenía como un país hermoso y con su calidad de gente, educación y respeto. Moscú, no solo es la Plaza Roja, ni el Kremlin que alberga a Vladimir Putin y el tesoro de los zares, el Museo Histórico Estatal o la Catedral de San Basilio, sino sus hermosos supermercados en el cual es un problema porque todos los envases están en idioma ruso y uno presupone que es un desodorante, o una crema, pero sin saber si es de cara, manos o pies. Las estaciones del subte, o del Metro. El Teatro de Bolshoi, la cuna del ballet. La Universidad Estatal y tantas cosas bonitas que encantan en esta ciudad.

Me pongo a pensar en La Perestroika, de la que tanto hablaba mi dilecto amigo y colega Oscar Vargas Romero “Chapana”, cuando regresé definitivamente en 1989 a Lima desde Argentina donde había residido 15 años. Él era mi jefe en el Suplemento Cara y Sello de El Nacional, en la que me recurseaba haciendo notas culturales que él me encargaba. Y le ponía énfasis a la Perestroika, que significa Reestructuración y que la impuso Mijail Gorbachov. Fue una reforma económica, una reestructura en la por ese entonces Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas.

 

Gorbachov intentó modernizar la economía soviética, para mejorar la vida de los ciudadanos y ponerla al nivel de los países capitalistas como Estados Unidos. Se basó en lo que China ya lo había hecho años anteriores. Pero tuvo oposición en la oligarquía comunista, que no le encontraba base ni fundamento. Mijail Gorbachov se quedó sin país que presidir ya que Rusia, Ucrania y Bielorrusia firmaron un acuerdo para crear una Comunidad de Estados Independientes que dio por finalizada la URSS. El acuerdo de desaparecerla fue años después en diciembre de 1991 por Boris Yeltsin y sus pares. De las 15 repúblicas que formaron la Unión Soviética, Rusia es la mayor en cantidad de habitantes y riqueza.

 

Hablo con algunos taxistas y otras personas a través del traductor y les pregunto a quienes consideran los rusos más famosos y me dicen, casi todos en primer lugar, Vladimir Putin, tiene una alta aceptación en la población. Siguen la modelo Irina Shayk, quien fue novia algunos años de Cristiano Ronaldo, los más enterados de política recuerdan a Lenin, Joseph Stalin, Trotsky, Boris Yeltsin, el bailarín de ballet Mikhail Baryshnikov, lo recuerdan porque se fugó a Estados Unidos en la década del 60. La zarina Catalina La Grande, León Tolstoi, quien escribió los libros Anna Karenina y La Guerra y la Paz, a Anton Chejov, el maestro del relato corto, las tenistas María Sharapova y Anna Kournikova, la esposa de Enrique Iglesias. Tambièn recuerdan mucho al actor peladito Yul Breener. Y al popular personaje Gregory Rasputín, el “Monje Loco”.

 

Esta es la Rusia que vamos dejando con sus hermosas ciudades como Saransk, donde jugó Perú con Dinamarca y está a unas 10 horas de Moscú. Y de ahí pasar a Ekaterimburgo en la cual enfrentamos a Francia y quedamos eliminados. Y posteriormente dirigirnos a los balnearios de Sochi, uno de los mejores que hemos conocido a través de nuestros viajes. Y después ya darnos una vuelta por Nizhni en la ciudad que vimos el Uruguay-Francia. Todo muy lindo y hermoso. Un país que me encandiló en estos 30 días que dura mi permanencia. Me llevo otro concepto de Rusia. La amabilidad de los que nos atienden en los restaurantes, en los metros, supermercados, los voluntarios en los estadios.

 

Algún día volveremos en verano, ya que es la ocasión propicia para nosotros que no soportamos el frio invernal gélido y aterrador. Le dimos una nota de color a nuestros envíos. Mañana volvemos con el fútbol porque ya empezó a calentar el Francia-Croacia.