Hay que pisar tierra

0
476
Columna Neto comenta
Columna Neto comenta

Por Ernesto Cavagneri

Pasaron tantos años sin ir a un mundial que cuando logramos la clasificación, perdimos el rumbo, y también me incluyo, pensamos que regresar al torneo más importante del mundo nos daba otro nivel, otra jerarquía, pero con el paso de los días y ahora la fría realidad nos pone en nuestro sitio.

Las recientes contrataciones de seleccionados peruanos por parte del mercado árabe y ruso es la confirmación de que el futbolista peruano sigue devaluado. Nos la creímos, pero ni siquiera nuestros futbolistas despiertan el interés de alguna liga competitiva. El globo se pinchó y volvemos a nuestra realidad.

Que Christian Ramos decida firmar por el Al-Nassr FC y vaya asegurando su futuro podría entenderlo; además el mercado competitivo busca más volantes ofensivos y delanteros; pero que André Carrillo y el mismo Christian Cueva lleguen a clubes de menor prestigio es como decirnos: “pisen tierra peruanos que tan buenos no son”.

Carrillo fue para muchos el mejor de la bicolor en Rusia 2018 y no es capaz siquiera de meterse en los planes del Benfica que, primero prefirió prestarlo al Watford donde fue suplente y muchas veces sin salir en lista.

Luego el elenco portugués lo presta al Al-Hilal de Arabia Saudita, club que ni siquiera es capaz de comprar a la ‘Culebra’ porque no tiene la certeza de lo que le pueda rendir como cuota goleadora. Y es lógico que desconfíen de un atacante que no hace muchos goles por temporada.

Cuando revisamos las estadísticas y vemos en la frialdad de los números que nuestros seleccionados no destacan en sus clubes, entonces, hay que entender muchas cosas. En el caso de ‘Cuevita’ la cosa se puso realmente fea, porque un poco más y sale por la ventana del Sao Paulo, uno de los clubes más prestigiosos del fútbol sudamericano. Es difícil que desde el Morumbí salgan elogios para el volante natural de Huamachuco.

Y como si fuese poco, Cueva recala en un equipo ruso de mínimo reconocimiento como el FC Krasnodar que fue fundado solamente hace 10 años. Entonces no podemos engañarle a la gente y decirle que nuestros seleccionados están experimentado crecimientos en sus carreras. Por convivir con la mentira el país está jodido. No sigamos ese camino.

Nos falta crecer mucho también en el fútbol. Solos fuimos competitivos gracias a la emoción desmedida de los fieles hinchas de la bicolor porque en fase de grupos nos despacharon del mundial. Pisemos tierra porque lo demás es una mentira perversa.