Señor de señores

0
900
Azi Wolfnson y Teófilo Cubillas
Azi Wolfnson y Teófilo Cubillas

Escribe: Azi Wolfenson

Hace unos días se publicó un artículo firmado por el Sr. Jerónimo Pimentel con el título “El problema de ser amigo de todo el mundo” con el subtítulo de “Hay otra cara de la moneda. [Cubillas]  nunca logró reprimir su ansia de poder”.

El artículo es sumamente injusto porque quienes conocemos de cerca al Sr. Teófilo Cubillas en su vida profesional y personal podemos asegurar que el título que más se acerca a definir al “Nene” Cubillas es precisamente el de “Señor entre Señores” así con mayúsculas.

No veo cual es el problema de ser amigo de todo el mundo. Que algunos no merezcan la amistad que uno les brinda es otra cosa. El Sr. Teófilo Cubillas ha brindado su amistad y atención a toda persona que se le haya acercado, sin distinguir entre los más poderosos hasta los más humildes de los habitantes del planeta. He sido testigo presencial de ello y nadie necesita contármelo.

¿ANSIAS DE PODER?

En lo de deportista el Sr. Pimentel reconoce la grandeza de Cubillas y sus méritos excepcionales y hasta lo califica como el máximo exponente del fútbol peruano. Sin embargo critica sus otras cualidades. A ellas me referiré.

Ser presidente del Comité Nacional de Deportes no es ansia de poder sino reconocimiento del gobierno a un deportista ejemplar. Ser representante de FIFA para el Mundo sin haberlo pedido tampoco es ansia de poder. Es otra vez reconocimiento a un profesional.

Ser solicitado por Pelé para que sea Cubillas quien lo entreviste durante el Mundial Japón – Corea no veo tampoco donde está el ansia de poder. Ser reconocido internacional y mundialmente tampoco es ansia de poder. De acuerdo a sus fuentes de información Sr. Pimentel no me diga que Cubillas metió 10 goles en los Mundiales para sentirse más poderoso que los arqueros rivales. Ojalá todos nuestros delanteros tuvieran esa misma ansia y ahora estaríamos celebrando nuestro Primer Mundial después de eliminar a Francia precisamente.

MINISTERIO DEL DEPORTE

Es más aún, a diferentes gobiernos les propuse crear el Ministerio  del Deporte para darle el impulso necesario a nuestro deporte venido a menos y propuse sin que nadie me lo sugiriera a las siguientes personas: Arturo Woodman, Héctor Chumpitaz y Teófilo Cubillas por sus destacadas cualidades no sólo de deportistas sino como personas sin otro interés que mejorar el deporte peruano. No lo han creado hasta hoy en día y lamentablemente no logramos levantar cabeza en conjunto. Pues ninguno de los mencionados nunca demostró ansia de poder.

Yo soy hincha de la “U” y mi ídolo máximo es y será siempre “Lolo” Fernández a quien tuve la suerte de ver jugar desde el año 1944 hasta su retirada a la que también asistí en 1953 en un memorable partido en que le hizo 3 goles al Alianza Lima a pesar de la marca de Guillermo Delgado uno de los mejores defensas centrales del fútbol peruano. Y fui asimismo uno de los cientos de miles que lloramos el fallecimiento del gran “Lolo”.

En homenaje a “Lolo” instituimos en este diario la Copa “Lolo” Fernández para el futbolista peruano más destacado del momento y a pesar de que existían muchos ex jugadores de la “U” que lo merecían decidimos en “Todo Sport” por unanimidad entregársela a Teófilo “Nene” Cubillas no sólo por sus goles sino más bien por sus características humanas que lo acercaban a ese ejemplo inigualable de humildad y señorío que significó en vida el gran “Lolo” Fernández.

Por favor señores lectores valoricen los méritos de alguien que debe ser muy especial para que un hincha de la “U” a quien un Aliancista le amargó algunas tarde con sus goles no haya dudado en apoyar sin duda en otorgarle la máxima distinción que podía apoyar darle en mi condición.

He tratado en muchas oportunidades no sólo a Teófilo sino a su familia y puedo asegurarle a la afición peruana que Don Teófilo Cubillas no sólo es un futbolista ejemplar y notable deportista sino al mismo tiempo un excelente esposo, un notable maestro profesor de fútbol, muy buen padre, gran amigo y un verdadero Señor. Lo contrario que se diga es información falsa y equivocada, proporcionada por no se con que fines ni  interés que prefiero no calificar  porque no vale la pena.

 ¡¡¡”Nene”, que grande eres!!!. Gracias por todo lo que has  brindado a tu querido Perú y gracias por tu apreciada amistad.