Dicho y hecho

0
4101
Miguel Araujo
Miguel Araujo se convirtió en jugador del Talleres de Córdoba y posó con su nueva camiseta

Miguel Araujo se convirtió en jugador del Talleres de Córdoba y posó con su nueva camiseta

El club argentino Talleres de Córdoba oficializó el fichaje del zaguero peruano Miguel Araujo de 23 años por un año, con opción a extenderse por dos temporadas más, si el aliancista empieza a destacar en el difícil fútbol argentino.

Mediante un comunicado en su página web, el club argentino confirmó la llegada del zaguero mundialista que pertenecía a Alianza Lima hasta diciembre de este 2018. Precisamente, los hinchas blanquiazules destacaron esta actitud del peruano, de haber renovado con los victorianos antes para dejarle un dinero por su transferencia.

El defensor central viene de ser parte de los seleccionados por Ricardo Gareca para jugar con Perú la Copa del Mundo Rusia 2018. A nivel clubes, debutó en Cobresol con 17 años y tuvo pasos por Sport Huancayo y Estrella Roja de Serbia. Llega de jugar en Alianza Lima donde en este año disputó 17 partidos y marcó 2 goles”, señala el texto del club ‘Matador’.

Esta es su segunda experiencia de Araujo en el exterior, porque en la temporada 2013/2014 estuvo en el Estrella Roja de Belgrado del fútbol serbio. Sin embargo, por problemas económicos no logró consolidarse como se esperaba.

OTRO PERUANO

Sin embargo, la ‘Fiera’ Araujo no es el primer peruano que milita en el Talleres de Córdoba. En 1981 llegó a este club argentino Roberto Mosquera, quien provenía del Sporting Cristal. Tenía 25 años, jugaba de puntero derecho , pero no logró tener una actuación regular por lo que no pudo continuar en el club ‘Matador’ .

Su partido donde debutó acaparó mucho la atención en la prensa argentina. Fue un 22 de febrero de 1981 en el estadio la ‘Bombonera’. Pero no fue por la ‘Mosca’, sino por Diego Armando Maradona que debutó con la camiseta de Boca Juniors. Los ‘Xeneizes’ golearon 4-1 con dos tantos del ‘Pibe de oro’. Por supuesto, el peruano pasó desapercibido.

Compartir
Artículo anterior¡Así no es!
Artículo siguienteSe robó los aplausos