Bengoechea vs. Alianza

0
373
Columna Neto comenta
Columna Neto comenta

Por Ernesto Cavagneri

Alianza da pelea, es más por amor propio, por orgullo que, por fútbol. Anoche sufrió para superar a un modesto, pero corajudo Ayacucho FC. Todavía está con vida en su lucha por el título el equipo de Bengoechea, pero futbolísticamente está por debajo de un Sporting Cristal que ayer se sobró y le costó caro porque tuvo que dividir honores en su propia cancha, ante un Sport Huancayo que chambeó bien el punto que se llevó de Lima.

Por la salud del Apertura es bueno que el equipo de Mario Salas tenga a los íntimos con pretensiones de arrebatarle este torneo, aunque la cosa es difícil para los blanquiazules. Alianza está segundo, pero tiene además que batallar con las decisiones absurdas del uruguayo Pablo Bengoechea, quien prefiere dejar en el banco a un delantero como Mauricio Affonso que venía haciendo goles y con deseos de seguir siendo protagonista. Así tampoco se puede.

El triunfo íntimo ante los ayacuchanos hasta puede resultar inmerecido, porque el árbitro José Martínez no cobró una mano clara de Francisco Duclós en el área victoriana. Para nuestro gusto, penal indiscutible, pero el juez interpretó que fue balón a la mano. No me gustó Alianza, como no me gusta desde que Bengoechea tomó el equipo. Ni el título del año pasado nos quita la imagen de ese equipo mezquino con el sello del técnico charrúa.

Alianza es un grande que merece jugar mejor, no solo por historia sino por respeto a su gente. El equipo hace lo que puede porque no tiene más. Lo que no entendemos es cuál es el afán de Bengoechea por poner en todos los partidos a su compatriota y yerno Maximiliano Lemos, quien ingresó anoche y cometió un error garrafal que casi termina en empate de los ayacuchanos que hubiese sido lo más justo por lo que se vio en el segundo tiempo en Matute.

Alianza seguirá dando batalla por arrebatarle el Apertura a Cristal, pero por fútbol el equipo de Salas debería lograr el objetivo. En el fútbol todo puede pasar, pero por salud el equipo blanquiazul necesita ser verdadero protagonista, pero para eso tiene que jugar bien y claro está que con Pablo Bengoechea no se puede.