En el corazón de la hinchada

0
548
Paolo Guerrero
Paolo Guerrero

Pocas veces un jugador peruano tiene un gran recibimiento en un club extranjero de parte de sus hinchas como ayer lo tuvo Paolo Guerrero en el Inter de Porto Alegre. La bienvenida fue a lo grande, como se lo merecía el ‘Depredador’ que llega a esta institución brasileña con un solo objetivo: colaborar con goles para sacarlo campeón en Brasil por cuarta vez.

Cerca de cinco mil hinchas llegaron al Estadio del Inter de Porto Alegre Beira-Río para estar cerca de su nuevo ídolo. “Ohh, Paolo Guerrero” era una de los gritos de la ‘Torcida’ del equipo ‘Colorado’. Y lo bueno que el goleador no los defraudó, porque firmó pelotas en el campo y las regaló a las tribunas, también se tomó un selfie, firmó autógrafos, hizo flamear una bandera de los hinchas. El contacto en todo momento fue cercano.

Testigo presencial de este maravilloso recibimiento fue su mamá, Doña Peta, quien mostró orgullosa en el estadio la camiseta número 79 que usará su hijo en esta nueva etapa de su carrera futbolística.

Pero el cariño de los torcedores fue desde muy temprano, cuando Guerrero arribó a Porto Alegre junto a su mamá. Los hinchas lo esperaban con bombos y platillos. El peruano en algún momento se acercó e hizo lo mismo junto a ellos. Los cánticos eran muy estruendosos y emotivos. Así se empezó ganando a la gran afición que tiene el Inter de Porto Alegre, que empezaron a soñar con el título del Brasilerao que le es esquivo desde 1979.

HABLA PAOLO

Antes que llegue al estadio Beira-Río, el ‘Depredador’ fue presentado oficialmente por el Inter de Porto Alegre, en una conferencia de prensa, donde los directivos le dieron todo su respaldo. Estuvo el presidente del club, Marcelo Medeiros. Mientras que el director deportivo, Rodrigo Caetano aclaró la situación del delantero peruano diciendo esto: “Paolo Guerrero es inocente de todos los cargos que ha recibido. Si un día la sanción cae, lo apoyaremos, porque él estará con nosotros durante los próximos tres años. Está dentro de nuestros planes financieros, no habrá ningún problema”.

Las primeras palabras del goleador peruano fue de agradecimiento al club y su hinchada. “Estoy muy feliz de estar aquí, la recepción fue increíble, no tengo palabras por lo que estoy viviendo ahora. Me gustaría estar a disposición para jugar el domingo, pero quiero que mi estreno sea de la mejor manera posible”, dijo Guerrero. Luego añadió: “Con seguridad es la mayor recepción que he tenido en un equipo, estoy muy feliz. Todos tenemos presión por ganar, siempre uno quiero ganar campeonatos. Yo quiero hacer goles y quiero hacerlo pronto”.

También contó que habló con el argentino Andrés D’Alessandro estrella del equipo. “Es un gran jugador, con quien siempre quise jugar. El grupo también es muy hábil y en el campeonato están demostrando que están haciendo bien las cosas”.

Luego habló del aprecio de la torcida del Inter. “no hay precio por lo que he experimentado hoy (ayer). Lo pagaré con esfuerzo, sacrificio y carrera dentro del campamento. Quiero entrar en el campo, jugar y dar alegría a todos. Quiero pagar el afecto que estoy teniendo con goles”.

NO SERÍA CONVOCADO

Finalmente trascendió que Paolo Guerrero le pediría al técnico de la selección peruana, Ricardo Gareca que no lo convoque para los próximos partidos de la Blanquirroja, que serían los amistosos ante Holanda el 6 de setiembre y el 9 ante Alemania. La idea del ‘Depredador’ es consolidarse por ahora en su nuevo club, el Inter de Porto Alegre. Mañana es la convocatoria de los jugadores que militan en el extranjero y se sabrá si es así.

EN EL TERCER LUGAR

El Inter obtuvo un buen resultado el martes al golear de visita 3-0 al Fluminense y se puso a tres unidades del líder del Brasilerao, el Sao Paulo (38 puntos). Los goles fueron anotados por Nicolás ‘El diente’ López con un doblete y Jonatan Alvez. Es decir, Paolo Guerrero tendrá una dura pelea por el titularato, pero se tiene confianza para trascender en su nuevo club. El próximo partido es ante el Paraná y el peruano podría debutar el domingo.

Compartir
Artículo anteriorLa ‘U’ al guerrazo
Artículo siguiente¡Grítalo crema!