La ley de la selva

0
552
Columna En la boca del tunel
Columna En la boca del tunel

Por Fernando Jiménez

Ahora resulta que hasta sin público hay violencia en los estadios. Lo que ocurrió con Michael Espinoza en el partido que dirigió entre Comerciantes Unidos y Ayacucho FC en Guadalupe, es deplorable desde todo punto de vista. Me cuentan que al momento de reanudar el segundo tiempo, dos tipos se le acercaron y uno le puso una pistola en el bajo vientre, amenazándolo de muerte, si en el segundo tiempo no volteaba el resultado y el otro le pegó manotazos por la espalda. Con justa razón y tras consultar con el Comisario, el Coronel PNP (r) Alberto Castillo deciden no salir en el segundo tiempo.

He leído y escuchado por ahí que la culpa es del Comisario. Y no es así. La función de este cargo es velar por la seguridad del espectáculo y del escenario. Cualquier accidente que suceda él tiene el deber de informar. Si no fuera así ya se convertiría en un policía más. Ya la Comisión de Justicia evalúa ese informe. Lo más sorprendente, y quizás por eso se confiaron, que el partido se jugó sin público. El equipo local, en este caso, Comerciantes Unidos es el responsable en lo que es seguridad policial y control de puertas. ¿Cómo ingresaron esos angelitos?. ¿Eran conocidos de los dirigentes?. ¿Familiares de los jugadores o del Comando Técnico?. Son preguntas que tendrán que contestar los mencionados.

La Asociación Deportiva de Fútbol Profesional tiene que leer detenidamente el informe de Castillo y escuchar su versión. Michael Espinoza debe denunciar penalmente a esos fanáticos con actitudes delincuenciales. Los castigos deben ser severos. Sentar jurisprudencia para que no vuelva a suceder. La erradicación de la violencia es vital para que el público retorne a los estadios, somos más los que nos portamos bien que los delincuentes y desadaptados, por eso tenemos que imponernos en esta lucha con esa lacra que solo le hace daño al fútbol.

La CONAR está acéfala. ¿Hasta cuándo?. Han puesto ahí a Henry Gambetta de manera interina. Por lo que veo él sigue en el arbitraje, al menos no tengo información que se haya retirado. Deberían reunirse los notables para fijar quien debe tomar los destinos de la Comisión Nacional de Arbitraje. Hay gente decente y buena. Por qué no, hablar y convencer a Edison Pérez, de imagen intacta e intachable para que maneje un ente que él conoce a la perfección. Además, ahora que ya no están los Tejada, padre e hijo, que no lo querían, el camino está libre para que Edison vuelva.

Y por qué lo sugiero, porque tiene trayectoria. Ha sido un gran árbitro y lo tengo entre los cinco mejores del país, de todos los tiempos. Pero en nuestro país no se respetan trayectorias, ni recorrido en el mundo del fútbol. Se anteponen otros intereses y más que reorganizar un ente, se forma un club de amigos y de ayayeros. Yo lo propongo a Edison, pero ya los mismos jueces tienen la palabra. No creo que tenga un curriculum manchado para que no lo elijan. Les dejo la pelota picando.