El golazo de Franco Navarro

0
120
Franco Navarro

Columna del Lobo

Por Juan Carlos Esteves

El viernes la Blanquirroja se enfrenta a Chile en un amistoso, con características de clásico. Porque en verdad, en estos tipos de choques nadie quiere perder y por lo general siempre salen partidazos.

Uno que recuerdo es el del 24 de febrero de 1985. Ambas selecciones se preparaban para las eliminatorias del mundial de México 86 y este duelo servía para saber en qué nivel nos encontrábamos de cara a esta competencia. El estadio Nacional de Chile lució un lleno total a pesar que el cotejo no determinaba nada. Pero el orgullo siempre está en juego y ninguno de los dos equipos quería perder, sobre todo la selección ‘mapocha’ que jugaba de local con su gente.

Perú dirigido por Moisés Barack tenía en su oncena jugadores importantes como Eusebio Acasuzo, Rubén ‘Panadero’ Díaz, José Velásquez, Eduardo Malásquez, Franco Navarro, Oblitas mientras que la selección anfitriona, contaba con un arquerazo como el ‘Cóndor’ Rojas, el ‘Torpedo’ Aravena, el ‘Pato’ Yáñez entre los principales.

Ganar para la Blanquirroja era complicado, porque ni en los años setenta con Cubillas, Sotil, Muñante, lo habíamos derrotado en Santiago Chile. Pero esa noche de verano nuestro plantel estuvo iluminado y le salió un partidazo. Ganamos 2-1 con goles de Franco Navarro y José Velásquez.

La estrella peruana de ese encuentro fue Franco Navarro, por el golazo que convirtió a los 54’. Eugenio La Rosa, peleó una pelota por la punta izquierda, ganó y luego mandó un servicio al área chilena. Llegó el ‘Pepón’ , quien ante la salida del arquero ‘Cóndor’ Rojas, le jaló la pelota para adentro y de inmediato mandó la pelota al arco chileno. El goleador corrió para arrodillarse y esperar el abrazo de sus compañeros.

Pero en el primer tiempo, a los diez minutos, el ‘9’ de la selección ya había sido fundamental para el primer gol. Mandó un fuerte disparo que chocó en el parante y llegó José Velásquez, para añadirla. El descuento lo convirtió Rubio a los 70’.

Ese triunfo tuvo mucho eco en nuestro país. Ganarle a nuestro clásico rival siempre es un deleite. Lamentablemente no fue un partido oficial. Porque luego ese año nos enfrentamos en el repechaje para las la Copa del Mundo de México 86 y nos fue recontra mal. En Santiago de Chile nos ganaron 4-2 (con una mala tarde de nuestro arquero Eusebio Acasuzo) y en Lima nos derrotaron 1-0 con tanto de tiro libre de Jorge Aravena.