El ‘Cholo’ también goleó al Madrid

0
656
Hugo Sotil
Hugo Sotil tuvo un buen domingo con la goleada del club de sus amores en el clasico.

Sotil se alegró por el triunfo del Barcelona y recordó que en 1974 hizo un tanto de cabeza en el clásico español que vencieron 5-0

Escribe: Juan Carlos Esteves

Hugo Sotil tuvo un gran domingo por la goleada del club de sus amores, el Barcelona ante el Real Madrid (5-1), porque recuerda que en 1974 él anotó un tanto de cabeza en el 5-0 que le metieron en el Santiago Bernabéu. Pero el ‘Cholo’ también estuvo feliz porque este fin de semana se cumplió 43 años de su gol con la Blanquirroja ante Colombia que nos dio el título de la Copa América de 1975.

¿’Cholo’ viste el domingo la goleada de tu equipo el Barcelona ante el Real Madrid?
– En directo no, pero luego vi la repetición de los goles y la verdad me alegró muchísimo. Tú sabes que cuando el Barza golea me trae bonitos recuerdos porque yo viví esos momentos en mi etapa de jugador.

Hugo Sotil junto al ‘Nene’ Cubillas hizo una buena dupla en la final de 1975
Hugo Sotil junto al ‘Nene’ Cubillas hizo una buena dupla en la final de 1975

¿Qué te pareció el uruguayo Luis Suárez?
– Buenísimo, me gusta cómo juega porque todo lo ve gol. Ese es capaz de tirarse de cara para anotar. El domingo estuvo genial, se puso el equipo al hombro ante la ausencia de Messi y le salió un partido redondo.

A propósito de Messi, ¿crees que no se sintió su ausencia?.
– En el balance del partido no, porque Barcelona goleó, pero ojo que en el inicio del segundo tiempo Real Madrid casi nos empata. Primero llegó el tanto de Marcelo y luego un disparo de Luka Modric chocó en el palo. En esos momentos sí lo necesitábamos porque el argentino jala marca, tiene buen trato del balón, pero bueno llegó el tercer gol para nosotros y todo se acomodó.

Los goles fueron sudamericanos. Tres del uruguayo Suárez, uno del brasileño Coutinho y el otro del chileno Vidal. Encima el descuento del Madrid fue del brasileño Marcelo. ¿Algún día volveremos a tener un peruano anotando en un clásico español?
– Ojalá, la verdad que sería bueno que algún peruano juegue en el Barcelona o el Real Madrid. Ahora muchos salen a jugar al extranjero pero no llegan a un equipo de renombre como los de España o el mismo Bayern de Alemania o la Juventus de Italia. Creo que eso está pendiente.

Pero tú sí hiciste un gol en un clásico y encima le metieron cinco goles al Real Madrid…
– Sí claro, es un recuerdo inolvidable, fue el año 1974 (17 de febrero) y le metimos 0-5 al Real Madrid en su misma cancha del Santiago Bernabéu. Así nomás nadie lo golea en su propio estadio. Nosotros lo hicimos porque teníamos un equipazo. Estaba con mi compadre Johan Cruyff, los españoles Asensi, Marcial, Rexach, que eran bravazos.

¿Y tanta diferencia con el Real Madrid?
– Ellos también tenían buen equipo, lo que pasa que nosotros éramos punteros y nos acercábamos al título. Entonces tenían que ganarnos para acortar distancia en la tabla. Así que se lanzaron con todo en búsqueda del gol y nosotros lo matamos con nuestro buen fútbol y contragolpe. Asensi metió dos goles, Cruyff uno, el otro Juan Carlos y el quinto mío.

¿Recuerdas bien tu gol?
– Claro, fue de cabeza como el del domingo que hizo el chileno Arturo Vidal al último. Pero el mío vino de pelota parada, fue un medio tiro de esquina y lo cobró Cruyff. Yo estaba cerca del primer palo y le hice una señal al ‘Flaco’ para que me la tirara. Es que los grandazos del Madrid estaban marcando a Marcial y Asensi por el segundo palo. Entonces me llegó la pelota y metí un fuerte cabezazo. Yo aprendí en España a cabecear, me obligaron a quedarme una hora más para ensayar, terminaba con chinchones y dolores de cabeza (risas), pero me sirvió, porque para las eliminatorias del mundial de Argentina 78 le hice uno a Chile en el Estadio Nacional.

¿Y cómo fue tu festejo del gol?
– Nada… Es que grité, salí corriendo para la tribuna y de pronto Johan (Cruyff) me agarra del cuello y me dice: “Oye ‘Cholo’ detente, ¿qué quieres que nos maten?… Estamos en el Bernabéu, el estadio de ellos”. Me tuve que calmar nomás. Felizmente el regreso a la ciudad de Barcelona fue grandioso, con caravanas, parecía que habíamos campeonado. Pero eso sí, ese triunfo nos acercó más al título y al final dimos la vuelta olímpica.

LA COPA AMÉRICA

Te recuerdo que este domingo de la goleada del Barcelona, también se cumplió 43 años de tu gol en la final de la Copa América que le ganamos a Colombia en 1975.
– Claro, yo pensé que era hoy (ayer). Otro lindo recuerdo, sobre todo porque mi gol fue el del título. Mi compadre Cubillas pateó, la bloqueó el arquero Zape y me quedó la pelota. Cerré los ojos y rematé con alma, corazón y vida.

Pensar que fue el único partido que jugaste en ese torneo por la selección.
– Sí pues, en el Barcelona no me daban permiso. Así que para la final compré mi pasaje para Venezuela y viajé sin avisar a nadie. Recuerdo que cuando llegué, la selección estaba entrenando. Yo estaba bien al saco y con mi sobretodo. Me acercaba y escucho a José Navarro decir: “Viene un dirigente, seguro que nos van a pagar…”. Pero se dieron cuenta que era yo, todos se alegraron y me abrazaron. El técnico era Marcos Calderón me dijo: “Así que no querías venir, pen… Pero ahora ya estás acá, cámbiate para entrenar porque de todas maneras juegas”.

Así es y arrancaste de titular…
– Sí pues, pero te voy a contar una anécdota que a nadie se lo he contado. Yo había llegado con mi pasaporte español porque ya era nacionalizado. Entonces los dirigentes subieron a mi cuarto enterados de este tema y me dijeron que así no podía jugar porque la Confederación Sudamericana no lo iba a permitir. Entonces recordé que mi esposa había puesto en mi maleta mi pasaporte peruano. Así cuando lo enseñé, los dirigentes se alegraron.

¿Y cómo fue el festejo luego del título?
– Junto al ‘Loco’ Casaretto, Julio Meléndez, José Navarro y otros jugadores más que no recuerdo nos acabamos todo el whisky del hotel. Terminamos como a la seis de la mañana. Pero había motivo para festejar. Cumplí con mi patria y también con mi familia, porque muchos hinchas pasaban por la casa de mi mamá en La Victoria y le decían que yo era un antipatriota. Pero no sabían que el Barcelona no me daba permiso. Por esos tiempos no era como ahora que por acuerdo de la FIFA, los clubes están obligados a ceder a los jugadores a su selección.

¿Y el Barcelona te castigó por no haber pedido permiso?
– Cuando llegué, me mandaron a llamar. Pensé que me iban a multar. Pero los dirigentes me dijeron que había valido la pena el riesgo y me premiaron con dinero y dos días de permiso.