Llegamos mejor

0
237
Columna Pisando el área
Columna Pisando el área

Por Renato Landívar

Los Sudamericanos para el fútbol peruano, salvo algunas excepciones, siempre han sido un dolor de cabeza para la selección peruana. Seguro será porque recién hubo un plan de trabajo a futuro descentralizando el balompie de menores en nuestro país desde hace unos años y ese sistema encabezado por Daniel Ahmed ha traído mejoras considerables aunque todavía está dando su primero frutos por lo que se puede observar.

Recuerdo cuando Daniel Ahmed, principal autor de este plan, aún técnico de Cristal por ese entonces me contó por primera vez como iba a ser la ejecución para tener mejoras, en el convencimiento de sus palabras encontré cierto grado de esperanzas. Lo que me sorprendió es que todo se ejecutó tal y como lo tenía planeado. Hoy, hay muchos chicos que pueden competir en provincias sin tener la necesidad de venir a Lima a buscar oportunidades, como lo hicieron Miguel Trauco por poner un ejemplo.

“Vamos a tener más trabajo que el fontanero del Titanic”, me dijo al finalizar esa charla en son de broma el técnico que hoy deberá afrontar el reto al mando de un equipo plagado de chicos con un futuro prometedor como Jairo Concha, Marcos López, Jesús Prettel, Junior Huerto y Christofer Olivares, con algún recorrido en Primer División.

Seguir por otros como Angelo Tandazo, Fabio Rojas y Oslimg Mora, tres futbolistas que destacaron en menores sin mayor oportunidad en el primer equipo de Alianza Lima pero con la categoría para ser titulares en cualquier equipo principal del medio. El primer es volante central de amplio recorrido, el segundo un líder innato desde que pateó su primer balón. El último un crack en potencia, con todas las características de un futbolista formado en las divisiones menores blanquiazules. Potencia, habilidad y gol.

Por esa razón, parece que este torneo a disputarse en Chile, la blanquirroja llega mejor a diferencia del último torneo con nombres importantes pero con un técnico como Fernando Nogara, que no supo aprovechar el material humano a su disposición. Además, con un trabajo más amplio en menores, en el tema de la alimentación, psicológico y orientación. También un viaje como sparring de la blanqurroja al Mundial de Rusia el año pasado, codeándose con los seleccionados y recibiendo consejos del propio Ricardo Gareca.