Sandi es lo Massimo

0
555
Massimo Sandi
Massimo Sandi

El arquero de la sub 17 charló con Todo Sport, habló acerca del Sudamericnao y el largo camino que le falta recorrer para cumplir sus sueños en el fútbol

Escribe: Renato Landívar

La seguridad que demuestra en el arco de la selección peruana sub 17, la tiene Massimo Sandi en la vida, esa que a sus 16 años, le regaló momentos inolvidables. El arquero charló con Todo Sport a solas para hablar acerca delo que fue el Sudamericano, detalles pocos conocidos de su vida y ese largo camino que le falta para llegar a debutar en la selección absoluta y el equipo de sus amores, Alianza Lima.

¿Qué te dejó el Sudamericano?

-El campeonato fue una linda experiencia, sabíamos que serían partidos muy difíciles y estoy orgulloso de nuestro desenvolvimiento.

¿Por qué tanto cambiaron los resultados en el Hexagonal a comparación de la fase de grupos?

-En la fase de grupos solo nos hicieron un gol y terminamos invictos pero en la el Hexagonal fue difícil, nos supieron plantear bien los partidos. Los equipos nos tenían mejor estudiados.

¿Qué encuentro crees que les costó el no clasificar?

-Con Chile y Paraguay, sin duda. Esos puntos que perdimos por cómo se dieron esos partidos fueron para llevarnos algo más.

¿Supieron recuperarse en los dos últimos partidos?

-Sabíamos la responsabilidad de representar al país. Fue una motivación para todos el ´choque contra Uruguay. Fue un partido importante pero sabíamos que dependíamos de otro resultado. Nosotros cumplimos con lo que nos tocaba.

¿Antes con el partido ante Uruguay hablaron debido a la importancia del choque?

-Somos muy unidos, había mucha comunicación y sabíamos de la oportunidad que teníamos. Reflexionamos y eso nos ayudó para corregir en lo que veníamos fallando.

Lo que se rescata es que todos los partidos demostraron una actitud innegociable

-El equipo se caracterizó por actitud y coraje, fue un ejemplo contra Uruguay estábamos eliminados hasta los descuentos con el empate pero nunca bajamos los brazos y logramos ganarlo ene l último minuto.

¿Cómo lograron sacar esa versión tan combativa?

-Tenemos cuatro años juntos, desde la sub 13 con Luis Bolaños, en la sub 15 con Édgar Texeira y ahora con el profesor Carlos Silvestri. Siempre ha habido esa personalidad en el equipo quizás por el temperamento de todos los que conformábamos este grupo.

¿Con que atajada te quedas?

-Me quedo con la tapada con la cara de Chile, fue la mejor de todo el Sudamericano. El puesto implica personalidad, saber levantarse después de alguna falla. A nostros nos inculcan pasar rápido la página.

¿Y en cuál crees que pudiste hacer algo más?

En el gol contra Paraguay en el segundo dude en embolsar o caer lateral metne y eso me mató me costó el gol.

Tu papá se metió al campo al terminar el partido, te buscó, abrazó y después todos comenzaron a ingresar al campo

-Es la euforia de un padre, fue una alegría tremenda, todos llorábamos de alegría y yo también me pongo en el papel de mi padre. Se habrá sentido muy orgulloso, tengo una imagen con el en mi cabeza que será inolvidable.

¿Cuéntanos un poco más sobre ese momento?

-Estaba celebrando con mis amigos, entonces siento que alguien viene y me abraza. Volteó y era mi papá que me decía: “Maismo estoy orgulloso de ti”. Lo abracé.

¿Tu papá fue futbolista, lo viste jugar?

-Mi papa (Juan Carlos Sandi) ha sido back central, siempre hablamos de fútbol. me aconseja en la vida. Igual que mi tío Jerrico Flores, tengo un ambiente de personas que están metidas en el futbol y eso ha sido importante.

¿Siempre te inculcó esto del fútbol?

-El futbol es una pasión, una profesión. Un sueño. Mi papá siempre me rodeaba del ambiente de fútbol me dio mi primera pelota y de ahí poco a poco mostré esa ganas por dedicarme a esto.

¿Siempre fuiste arquero?

-Al comienzo como jugador, como cualquiera y poco a poco te vas dando cuenta de que puesto era el tuyo. Yo era delantero hasta los ocho años, la altura me ayudaba mucho pero después me di cuenta que lo mío era el arco.

¿Y en donde diste tus primeros pasos?

-Estuve en la Academia de la ‘Pepa’ Baldesari, también en la de Julinho y en el  Country Club el Bosque, después  ya fui a Alianza. Antes de venir me gané un premio, una pasantía por 18 días a Inglaterra, me fui al campamento del Manchester United.

¿Y cómo así se da tu llegada a Alianza?

-La categoría 2002 se comenzó a formar y un amigo mío y yo nos probamos y quedamos. Ya tengo cinco años acá. Alianza es el primer equipo en el que me pude mostrarme, todos los preparadores de arquero que pasaron por mí me dejaron enseñanza. Nos inculcan que Alianza es unión.

¿Qué arqueros sigues?

-Afuera a Iker Casillas, más que como portero, como persona. Transmite mucho como profesional. En Perú están Leao  y Gallese, tienen detalles que me agradan demasiado.

¿Para ser arquero hay que ser líder?

-Uno tiene que ser consiente, más que todos porque el puesto de arquero es el más difícil. Nadie te regala nada, es complicado porque solo un arquero juega, entonces es difícil esa competencia. Siempre estado rodeado de buenos arqueros en mi categoría. El arquero siempre tiene que ser líder para comandar a todos desde atrás.

¿Y estar fuerte psicológicamente?

-La gente siempre piensa que el arquero es cómplice, porque todos los goles se pueden detener. Comenzamos desde cero, la solidez fue algo que nos confundimos, nos costó entrar enfocados y eso nos costó.

¿Alguna vez alguien del equipo mayor te aconsejó?

-Directamente no, pero Leao dio una charla para mi categoría, no hubo la oportunidad de hablar, pero él se acerca y es de dar consejos a todos, que aprovechemos de estar en Alianza, que es un privilegio.

¿En Alianza también has competido internacionalmente?

-En la sub 12 jugamos un torneo con equipo españoles, me sirvió muchísimo, fue mi primer torneo internacional. Contra Atlético de Madrid, Barcelona, Valencia y llegar hasta la final, lo aprovechamos al máximo. El ambiente y todo.

¿Ese fue el único?

-En la Copa Mitad del Mundo en Ecuador, cuando Alianza fue las dos veces, yo competí y eso te ayuda porque son equipos reconocidos en Sudamérica y eso sirve cuando te toca después competir afuera con la selección.

¿Qué viene para ti?

-El lunes se retoman el tema de los entrenamientos, es cuestión de ganarse el puesto, espero hacerlo voy a esforzarme al máximo. Alianza en menores es una de los mejores equipos que hay para crecer, a través de los profesionales que hay en casa una de las áreas. Estar en Alianza es sacrificio, es un honor, eso siempre nos inculcan.

¿Cómo has manejado los entrenamientos, los horarios y el colegio?

-Yo vivo en Surco, me levanto temprano, me vengo con algún amigo o mis padres hasta Matute. El año pasado tuve que cambiarme de colegio. A Nivel A. Tenía horario particular, me apoyaron mucho el año pasado, es un programa especial para deportistas.

¿Piensas seguir estudiando?

-Me gustaría administración y negocias del deporte pero quiero establecerme, saber los horarios para ponerme a estudiar eso y también inglés porque el idioma en la carrera del futbol es muy importante.