Para el deporte no hay edad ni impedimento

0
553
Claudia Suarez
Claudia Suarez

A los 51 años, Claudia Suárez consiguió  la medalla de oro para Perú en Paleta Frontón

Fue campeona 25 veces en nuestro país y trabajó en agencia de viajes cuando no tenía apoyo

Escribe: Raúl Bazán Chocos
Fotos: Steven Camargo

Un ejemplo de persistencia, Claudia Suarez tocó la gloria a sus 51 años, al lograr colgarse la medalla de oro en Paleta Frontón, esta deportista nos demostró que nunca debemos rendirnos, y que nunca hay que ponerse un límite para cumplir nuestros sueños, y se confesó ante Todo Sport, contándonos un poco de su historia.

¿Qué sentiste al obtener la medalla de oro frente a todo el público peruano y la gente alentándote?
-Es como un sueño haber visto todo eso para el frontón porque hemos venido trabajando hace bastantes años para poder internacionalizarlo y que llegue al punto de ser incluido en un Panamericano. Creo que para nosotros los frontonistas, es lo más importante que ha pasado.

Cómo es tu relación con Kevin Martínez, se nota que se apoyan mutuamente.
-Yo conozco a Kevin desde niño, empezó a jugar en el mismo club de donde yo salí, del Country Club de Villa. Lo veía en las canchas, jugaba su abuelo, el mayor de los Álvarez y sus dos tíos, recuerdo que lo veía jugar solito porque nadie le daba bola y era un chiquitito gordito que entraba a la cancha. Es un buen chico y nos vemos siempre en todos los campeonatos.

Al principio practicaste varios deportes, como el tenis o el squash. Cómo te decidiste por el frontón
-Yo empecé a los 5 años en la academia de tenis en Villa con mi profesor Lasso, que hasta ahorita está el club, es más fue a verme a mi primer partido en el 4 de agosto. Y como a los 14 lo dejé y me pasé deferente al frontón y al squash.

¿Cuál es el secreto para mantenerse vigente a los 51 años, edad en la que muchos deportistas se han retirado y en el alto nivel competitivo?
-Yo me he dedicado no desde los 35 años porque yo en principio la pasé bastante duro porque solo tenía el apoyo de mi familia y no del IPD así que al principio trabajé en una agencia de viajes, de ahí vendí cosas deportivas y a la vez, iba a entrenar y me daba tiempo. Salía a las 6 de la tarde y me iba a la alameda que está y entrenaba hasta las 10 de la noche. Siempre saqué tiempo de todos lados para poder entrenar.

Eres un ejemplo de persistencia, porque a pesar de que no hay apoyo, no te rendiste ni cuando empezaste a trabajar y ahora has tocado la gloria.

-Yo siempre he sido perseverante porque el deporte me encanta y si no hubiera sido por el apoyo de mi familia, no hubiera podido lograr de ninguna manera llegar hasta acá. Porque el apoyo del IPD lo tengo hace año y medio más o menos y yo tengo 35 años en campeonatos. Ahora que el IPD está apoyando tanto a los deportistas, deberían de aprovecharlo y tomarlo en serio, porque en realidad antes no se podía vivir del deporte. Y yo tampoco pude vivir del deporte, pude hacerlo porque mi familia me ayudó. Si no, no hubiera podido.

¿Qué proyectos tienes y cómo ves tu futuro en el deporte?
-El segundo torneo abierto nacional y empiezo la siguiente semana, la Copa Regatas, el torneo maestros un campeonato internacional de pelota vasca en Cochabamba. También me dedico a enseñar a chicos tanto frontón como squash.

Tienes un hijo que también practica el deporte. Es un orgullo para él que su madre sea tan elogiada ahora.

-Sí,  cumplió 15 años el domingo pasado. Él está jugando frontón y también va a participar en nacional y espero que le tome, tal vez no gusto al frontón en sí, pero sí que practique en algún deporte y bueno si no se quiere dedicar a la carrera de deportista no importa, pero que lo haga.

Qué mensaje darle a los jóvenes peruanos que ven en ustedes un ejemplo y que tienen muchos sueños de lograr ser deportistas.

-Que el deporte es saludable, es lo que me ha mantenido c a la edad que tengo a estar en este estado físico y compitiendo en torneos internacionales, creo que es llevar una vida sana, paralelamente no tienen que dejar la vida social ni a los amigos, pero hay ciertas cosas que sí hay que dejar de lado.