Aníbal el amigo

Aníbal el amigo

Por el Dr. Julio Grados

Ya había pasado el bicampeonato con Víctor Rivera 2007/08 cuando la USMP invertía y le gustaba estar entre los mejores de Sudamérica. Ya había leído de él cuando dirigió a esa gran Selección Paraguaya 2002/06 con Chilavert incluido. Recuerdo llegó a Lima a inicios del 2010, se formó un gran equipo, algunos chicos que quedaron del bicampeonato como Jhon, Pato, Chino, Aldo creo llega luego. Y se suman Germán, Heber, Pablo, extraordinarios delanteros. Con chicos de abajo, aparecía el Cholito, Christian, Ricardo debió tapar más por esa lesión en muñeca de Leao.

Recuerdo su manera de conversarte, como si te conociera de años. Las anécdotas argentinas, gran amigo en River de don Luis Cubilla y esos jugadores tan buenos de esa época. Recuerdo ese buen Comando Técnico en USMP con Miguelito Falero y Kike Fontes.

Maño era campechano, sencillo, te decía las cosas en la cara y con su acostumbrado: “qué hacés….?” Era el preámbulo para la conversa profunda. Se preocupaba de todos los detalles: pelota, cancha, lesiones, clima, rival, etc. Siempre encontraba una explicación lógica a los problemas. Por eso, siempre digo que valoro más a la persona humana que al profesional, y eso en Aníbal se daba en un 100%.

En una oportunidad viajamos a Ayacucho en un avión Antonov, que demoraba más de dos horas en llegar, avión sin ventanas, donde no sientes si despegaste o aterrizaste, con asientos en ambos lados, donde los pasajeros se miran frente a frente, justo me tocó estar cara a cara con él, No le gustaban ése tipo de vuelos. Su rostro no reía hasta cuando ponían música en esos momentos, creo Cuevita subía volumen, él gritaba y hacía callar la radio y todos nos reíamos con su forma de reaccionar sanamente.

Ese equipo llegó a jugar de memoria. Definimos la final en Huánuco y Lima con ese gran León de Franco. Fue la primera y única vez que mis tres hijos fueron al estadio y hasta por ahí encontré una foto en la que estamos mirando a la tribuna a ellos cuando acabó la Final y en primer plano se ve al Maño gritando eufórico el Campeonato.

Otro momento que viene a mi mente cuando ya en Copa Libertadores él llevó a su hija a Buenos Aires y yo a mi hijo Mariano, siempre trabajando Aníbal, y como dice la historia: ”murió en su ley” y lo que es conmovedor DENTRO DE UNA CANCHA DE FÚTBOL.
En esa misma Copa le ganamos 3-0 en su cancha Once Caldas en Manizales, tres goles de Heber Arriola. Tantos recuerdos, tantas alegrías y tristezas. Esos ternos de Maño pero con sus zapatitos y un clásico de él: SIN MEDIAS. O las veces que iba a su domicilio porque estaba mal del estómago (comía muy bien), su departamento lo escogió por Miraflores, por la bajada Armendáriz, le gustaba ese barrio, le recordaba cosas porteñas.

Para terminar, decir que creo que Maño fue el DT que más conocí (y sí que hubieron: Markarián, Brzic, Oblitas, Pizzi, Cappa, Piazza, Chemo, Quiroga, Malbernat, Uribe, Matosas, Chalaca, Rivera, Rafo, Mifflin, Luján, Manera, etc) y que más gente reconocían en el extranjero.
Lugar que viajábamos, tenía 10 a 20 amigos, impresionante. Recuerdo por Copa fuimos a Asunción, igual; San Luis de Potosí (México), lo mismo. Buenos Aires, Bogotá, Caldas, Guayaquil, etc. Un lujo haberte conocido Aníbal. Descansa en paz, caíste como caen los grandes, en su sitio, en su lugar…Gracias por todo. Tu amigo, Julio.

Noticias Relacionadas

Fracturas en el césped