Clásico versión nº 356

Clásico versión nº 356

Por Armando Leveau

El partido ganado al Juan Aurich por 1-0 es, por demás, anécdótico porque Alianza Lima fue visitante. Desde el 27-18-1974 que se inauguró el estadio y Alianza ha jugado 1031 partidos, nunca en nuestra historia se dio este caso.

El partido que se ganó con justeza con gol de Aguiar, goleador de Alianza Aima y del campeonato. Situación que no se daba desde los tiempos del “goleador histórico” Waldir Sáenz. Aguiar, casi al final del 1er. tiempo, se buscó su espacio casi al borde del área y sacó un disparo que con las justas batió al “Gato” Cisneros que sirvió para ganar el partido y alegrar a la hinchada.

Verdaderamente el partido fue deslucido y aburrido, pero tenemos que criticar la actitud de Miguel Araujo, titular de Alianza Lima y selección peruana, no puede tener berrinches de “niño Goyito” de reclamar de la manera que le hizo al árbitro Joel Alarcón una tarjeta justa o injusta, ya estaba sancionado, porque si el árbitro lo pone en su informe o la Comisión de Justicia de oficio lo pueden sancionar y no jugaría el clásico, donde todo el plantel debe estar a disposición del entrenador.
En la historia de los clásicos se jugara la versión 356 de las cuales hemos ganado 135 veces y perdimos 118. Y en clásicos de campeonatos hemos jugado 265 veces, de los cuales hemos ganado 100 veces y perdido 90 veces, por lo cual somos “papá” en los clásicos, pero eso es historia.
La del sábado en el Monumental de Universitario de Deportes y solo con sus hinchas es otra cosa, donde Alianza Lima viene con más méritos futbolísticos, por los últimos partidos jugados y Universitario viene más descansado.
Solo le pido a nuestro entrenador, señor Pablo Bengochea, que ponga en el once titular a los mejores en cada puesto y no salga a “ratonear” como lo hizo contra el Independiente de Avellaneda o la rotación de jugadores. Él ya les roto y como jugador, que fue un grande. Como entrenador fue campeón con Peñarol, sabe más que nadie lo que es jugar un clásico y ya lo ganó en nuestro país.
Hay que ganarlo todos porque este es un clásico que nació “racial” el negro contra el blanco, el obrero de alianza contra el señorito Sanmarquino, el equipo de los “pobres” que se inició en la liga en 1912 contra el equipo de los ricos que por influencia social y política aparecieron en el campeonato del 1928 sin haber militado en la 2da. División.

El clásico es del equipo que con dignidad bajo a 2da.division en 1938 y jugo su ascenso en 1939 contra el equipo que en los años 40 utilizó argucias políticas para no bajar, aumentando el cupo de equipos en la 1era. El clásico es la fiesta máxima del fútbol peruano, donde todo el Perú dejará ese día los embates de la tragedia de los huaicos y desborde de los ríos para festejar la victoria………Arriba Alianza Lima.

Noticias Relacionadas

DÍA DEL PERIODISTA DEPORTIVO

NECESITAMOS DE MESURA y CALMA