EN PERÚ JUEGAN MÁS QUE ONCE

EN PERÚ JUEGAN MÁS QUE ONCE

*Miguel Ángel Suero

No existen los últimos esfuerzos, existe el esfuerzo hasta lo último. Por eso, para la Selección de mi país, el camino todavía sigue, tortuoso y difícil, empinado y ríspido, por eso debemos postergar las celebraciones y alentar con todo, desde el fondo del alma, para que este grupo hecho para los grandes retos viaje a Nueva Zelanda, arropado con el calor de su gente.

El destino más importante de una larga ruta de casi 36 años sin mundial, está cercano, ya lo sentimos, casi, lo podemos tocar como lo venimos anhelando, por eso, a punto de abordar la nave de la ilusión y fe compartida, Gareca y sus muchachos ya lo saben. Los comentarios y loas exitistas, están demás, la labor que se viene haciendo a puertas cerradas y mente abierta en la Videna tendrá sus exámenes de graduación sobre el césped de Westpac Stadium este 10 de noviembre y en nuestro querido estadio Nacional cinco días después.

Se adelantan cambios en ataque, la lesión de Paolo podría obligas a un replanteo con sorpresas incluídas, ya que las buenas actuaciones de Jefferson Farfán, más adelantado de lo común, podría ubicarlo en la posición del “Depredador”. Es una posibilidad que ya se maneja en la interna, aunque el gran momento de Raúl Ruidíaz, le pelee esa posibilidad natural. Para este encuentro, se habla mucho del jet lag, tal vez casi en la misma dimensión que de los planteamientos tácticos y tienen razón por la preocupación. Ese cambio horario para un deportista de alta competencia, es mortal, si no se maneja adecuadamente y en forma científica. Claro, que nosotros sabemos que el doctor Julio Segura y su maestro Jorge Alva Flores, han tomado en cuenta ese y otros detalles, en coordinación adecuada con Néstor Bonillo, el preparador físico de la bicolor. Lo que hace el sicólogo Marcelo Márquez, los kinesiologos Vilca y Vásquez, el utilero, Abel Gamarra de seguridad, todos.

Por eso digo, que en esta selección juegan más que 11 en cancha porque están rodeados de personajes que también anotan goles, pero de otras maneras, cumpliendo sus trabajos, con saco y corbata como el gerente Antonio García Pye o el doctor Víctor Villavicencio. mención aparte para Juan Carlos Oblitas, el verdadero artífice de esta gran campaña, el hacedor del milagro si tomamos en cuenta que se la jugó por Ricardo Gareca, cuando otros lanzaban nombres y lo golpeaban inmisericordes, por su elección.

Un pequeño sector, todavía espera el fracaso, pero nosotros no, preferimos apoyar desde donde nos toque y también queremos meter un gol, que seguro lo celebraremos íntimamente, de esos que no salen en repetición pero que agolpan el alma de orgullo. Vamos Perú, todavía faltan 180 minutos y después de muchos años podemos decir que los ojos del mundo están puestos en un país por algo bueno, por la expectativa de un triunfo y no por una desgracia, ahora nos ven con respeto hablando de fútbol y eso se siente bien. Ya falta poco y lucharemos hasta el final. Yo digo…

Noticias Relacionadas

AQUÍ RUSIA…