FRACTURAS, ESGUINCES y LUXACIONES

FRACTURAS, ESGUINCES y LUXACIONES

Por: Dr. Julio Grados

Está muy arraigado en la población en general algunos términos como el de LUXACIÓN por ejemplo, del cual se cree que se usa cuando nos referimos a una “doblada” del tobillo, que dicho sea de paso es muy frecuente en el deporte. Más bien cuando se produce esa “doblada” se trata del llamado ESGUINCE. Por definición el Esguince viene a ser la distensión o estiramiento del ligamento, a su vez el ligamento viene a ser la estructura blanda que va a proteger a una articulación y que ante un trauma generalmente indirecto se va a estirar o distender, lo que engloba el término de ESGUINCE.

La LUXACIÓN como definición viene a ser la salida de una articulación de su sitio, por ejemplo, en el hombro la articulación GlenoHumeral es relativamente frecuente de luxarse por una caída con el brazo abierto (abducido). La reducción o acomodo de estas luxaciones engloban todo un protocolo, por lo que no es conveniente que cualquier persona léase HUESERO intente realizar esta maniobra por peligro de daño nervioso o vascular.
Es bueno recordar que el tratamiento de la luxación empieza con la REDUCCIÓN de ella, por ser de emergencia y causa de mucho dolor en el paciente, pero luego conlleva el período de INMOVILIZACIÓN, el cual variará de acuerdo al tipo de articulación, edad y otros parámetros individuales que se verá según el caso.

En el tema de los ESGUINCES igualmente se valorará si es necesario inmovilizar la articulación de acuerdo a la GRAVEDAD del esguince. Los de primer grado o leves generalmente no lo necesitan y ceden bien a la Fisioterapia y al reposo. Los de segundo grado o moderados sí ameritan un aparato de inmovilización que en un futbolista en el cual queremos ganar tiempo TIENE que ser un ortético moderno y que no inmovilice demasiado tiempo ni mucho rango de movimiento, para que la Fisioterapia nos ayude en que el tiempo de recuperación sea más rápido.

Cuando hablamos de FRACTURAS nos referimos a la pérdida de solución de continuidad del hueso ante un trauma generalmente directo. Son lesiones más raras en el ambiente deportivo pero sí se producen, a veces con consecuencias funestas. Las fracturas de Tibia, Peroné, más raramente el Fémur, las hemos visto en los campos de juego. Asimismo, fracturas de Falanges, Clavícula y Fracturas de Cara y Cráneo, como las fracturas nasales, malares y hasta de arco zigomático como nos tocó ver hace muy poco en un arquero nuestro ante una salida contra el delantero rival, la cual se le tuvo que intervenir quirúrgicamente. Creo que lo importante que se debe de tratar de difundir entre la población es el modo tal vez de reconocer y sobretodo de TRANSPORTAR una fractura si ésta ya se produjo.

El tratamiento de las Fracturas luego de haber hecho un adecuado diagnóstico, consiste en la Reducción (quirúrgica o no) de la o las fracturas y su posterior Fijación (Osteosíntesis). De hecho existen muchos futbolistas que actualmente están el fútbol profesional que cuentan con sus materiales de osteosíntesis, los cuales no son necesariamente un impedimento para que jueguen, ya que se pueden retirar sólo si molestan. Hasta la vista, Dr. Julio Grados 999266677/2611737

Noticias Relacionadas

BUEN INICIO DEL APERTURA