¡GANÓ LA HONESTIDAD!

¡GANÓ LA HONESTIDAD!

Por: Fernando Chapell

Se acabó el torneo de segunda. Se acabaron las especulaciones y sobre todo se acabó la mala intención de querer manchar este partido favoreciendo al equipo de César Vallejo. Al concluir los más de 120 minutos de juego, fue Sport Boys del Callao quien ganó la opción de llegar a primera profesional al vencer por penales a su ocasional rival por 4 × 2.

Con ello se dejó en el camino y como parte de un recuerdo negativo a decenas de controversias que felizmente fueron resueltas positivamente en beneficio de un fútbol limpio y honesto. Característica de nuestro balompié que cada día se hace más complicado el mantenerla en nuestro país. De acuerdo con las grandes inversiones que existen y por el lamentable deseo desmedido de ciertos estamentos de nuestro deporte que lo único que buscan es acomodarse en puestos dirigenciales y en obtener ilegalmente una ventaja económica. Triste realidad.

En cuanto al partido, el árbitro designado para este importante partido fue Joel Alarcón. Lo acompañaron desde las líneas Mario Espichán y Michel Orué. Los tres actuaron de manera impecable, demostrándole al Perú entero que sí hay árbitros honestos en nuestro país y que sí se puede confiar en el arbitraje de fútbol peruano.

Lo único que se necesita es erradicar todo intento de querer beneficiar a un equipo determinado, venga de donde venga. Para ello es necesario que la Federación Peruana de Fútbol comprenda que Víctor Hugo Rivera no está a la altura de las circunstancias y que debe de ser reemplazado de inmediato por un profesional honesto y probo.
Curiosamente el árbitro del partido de esta final, Joel Alarcón, fue cuestionado duramente por el propio Rivera meses atrás. Quien tuvo la torpe intención de descender de categoría a Alarcón porque “no le gustaba cómo arbitraba”.

Y es precisamente este árbitro quien con sus actuaciones de todas las finales del 2016 y 2017 (Ancash – Cantolao, Alianza – Cutervo del torneo apertura, UTC Melgar torneo de verano y ahora esta final) lo ha salvado a Rivera de las críticas por su desacertada actuación frente a la CONAR.

La actuación del grupo arbitral en la ciudad imperial, liderado por Joel Alarcón, se basó en la buena comunicación, rápido análisis técnico, rápida resolución de los conflictos y un positivo trabajo en equipo. Dejando notar que los tres jueces saben largamente trabajar eficientemente en partidos de alto riesgo.

FELICITACIONES A LOS TRES.
Finalmente, sólo reiterar que Mario Espichán, Michel Orué y Joel Alarcón han dejado la valla bastante alta en este tipo de partidos. Bien por ellos porque ganó la honestidad. Hasta pronto amigos.

Noticias Relacionadas

SELECCIÓN: EL RIVAL QUE VENGA