GARECA ES MÁS QUE SAMPAOLI

GARECA ES MÁS QUE SAMPAOLI

Escribe: Miguel Angel Suero

En cuenta regresiva a los partidos más importantes de las eliminatorias, la presencia de Ricardo Gareca en la selección, merece un espacio, destacar su labor dentro y fuera del campo y sobre todo, señalar sus aciertos y también sus equivocaciones.

El argentino siempre convocó a los mejores, desde su arribo marcó distancias con Markarián y todos sus antecesores, jamás acusó y no se peleo con nadie. Su paciencia desesperó a más de un critico, que incluso hoy a puertas de la clasificación le sigue pisando el saco. Demoró algo en cerrar su grupo de jugadores comprometidos, pero como terrenal cualquiera, corrigió sobre la marcha y seguimos en carrera mirando la tabla desde un lugar de privilegio.

El punto de quiebre fue la Copa América, donde formó una base importante que jamás lo defraudó, llamando a llos que juegan para todos y no para su ego. Tal vez Gareca no sea le mejor pagado del mundo y se le cuestionan hechos puntuales, que hace mal los cambios, el no llamar a Benavente o que sea la versión argentina del “cholo terco” cuando se trata de bancar a un futbolista, pero sus nuevos mandatos son más importantes que todo eso. A tal punto que tiene más aceptación en las encuestas que cualquier presidente en sus primeros meses de mandato, lo que sin dudas canjearon las balas que apuntaban no solo a su persona, sino también a quien lo trajo en medio de un mar de criticas, al “Ciego” Oblitas, por una tensa y expectante calma.
Otro punto a favor del ex técnico de Vélez, el no permitir que nadie se meta en la vida privada de los jugadores, pero él mismo separó a los que le fallaron dentro de la Videna, a los que llegaban arde a las prácticas, a los restaban importancia a la disciplina y los que no sumaban sino restaban al grupo. Perdonó a Advincula y Farfán pero les hizo sentir que eran no más y que podían comerse su banca, como cualquiera.

“El flaco” mantuvo dialogo abierto con todos sus jugadores, hasta les pidió ser humildes, que se paren para sacarse una foto o firmen los autógrafos que les piden los hinchas. Y no tengo dudas que este nuevo grupo, sienten la camiseta distinto, que en cada disputa de balón le demuestran y enseñan a todos los peruanos a ser hinchas no de un jugador, sino de su selección y no como antes que todos coleccionaban las figuritas de de unos pocos, que jamás sumaron a la bicolor.
Dicho todo esto del entrenador de la selección, ya faltan menos días para jugarnos la chance más importante de nuestra historia de los últimos 35 años, donde ganar o empatar en Buenos Aires significaría la gloria casi automática, porque cerramos la ecuación definiendo en casa contra Colombia y creo que iremos bien preparados a esa batalla. ¿Y podemos sacarlo adelante? Claro que si, hoy más que nunca sin creernos nada y llegando mejor que los albicelestes en muchos aspectos, incluyendo el futbolístico.

¿Y quién es más Gareca o Sampaoli? Hoy con mayor recorrido con el buzo peruano, el “Flaco” va con ventaja, sin poses, sin luces y con el apoyo de 30 millones de corazones peruanos, Gareca sabe que en su país podrá hacer historia y ser llamado por fin un mundialista. Yo digo

Noticias Relacionadas

SELECCIÓN: EL RIVAL QUE VENGA

¡GANÓ LA HONESTIDAD!