GRACIAS "LOCO" ...

GRACIAS "LOCO" ...

*Miguel Ángel Suero

Todavía con las imágenes del aniversario de la “U” me puse a pensar que este sería un buen año para que un jugador emblema del club y del país deportivo, como Juan Manuel Vargas cuelgue los botines.

Le queda todo el Clausura para exhibir su fútbol. Tentar el título no depende mucho de él pero si su desempeño individual. Alejarse de las lesiones y ser el referente y ejemplo para los más jóvenes dentro y fuera de la cancha, si es un tema pendiente. Claro está si alarga su contrato en el club de Ate.

“El Loco” cumplirá 34 años en un par de meses y a lo largo de su carrera consiguió cosas importantes, episodios dignos de destacar, desde que dejó el país para fichar por Colón de Santa Fé el 2004. En Argentina solo duro temporada y media para dar el gran salto europeo al marcharse al Calcio Catania y le bastaron 30 partidos y 6 goles en la Serie A para causar sensación. Todavía recuerdo que aquellos años, en la redacción del diario recibíamos noticias del interés de los poderosos Real Madrid, Barcelona, Roma. Bayern o Juventus que pretendían contratarlo, hasta que finalmente su destino y consagración lo haría con la Fiorentina, que se hizo del peruano por 12 millones de euros.
Todos hablaban de los desbordes por banda de Vargas, de su fuerza, temperamento y sus golazos en el Calcio y la Liga de Campeones de la UEFA.

Esa historia de luces y protagonismo llegaría hasta el 2012 en que fue prestado al Genoa donde empezaron sus lesiones y bajó su nivel, luego regresó a la Fio y sumado a los comentarios extra deportivos en la prensa, el técnico “Viola” Vicenzo Mantella le dijo que no lo tenía en sus planes.

Así “El Loco” luego de varias semanas de incertidumbres se mudó a Sevilla para sumarse al Real Betis donde su llegada fue muy publicitadas, recibiendo el cariño de los hinchas, anotando un gol importante en la Copa del Rey ante Gijón. Pero así como fue efervescente su aceptación, de igual forma llegaría rápido el desamor, las lesiones y las críticas. Por eso el 2016 se desvinculó y en enero de este año pegó la vuelta a su casa, Universitario, para orgullo de la mitad del país que recibió al hijo pródigo que sí cumplió su palabra de regresar al club de sus amores ya que todos besan la camiseta y no honran su palabra. Solano jamás regreso a Cristal para despedirse, Pizarro un día jura fidelidad aliancista pero en Alemania anuncia que prefiere vivir en ese país hasta el retiro, Farfán endulza a sus seguidores grones pero condiciona su posible vuelta al pago de una deuda y así tenemos muchos ejemplos.

Hoy, Vargas lucha por entregarlo todo por la crema pero defiende menos que antes y prefiere jugar mas adelantado, sin encargos de marcas individuales, como le pasó en el gol de UTC soltando al atacante local para el tanto. Al “Loco” lo conozco, lo vi en sus inicios, hablé muchas veces con él, grité sus goles con la Selección o aquél pase a Fano, aplaudí su medalla de bronce en la Copa América del 2011 y 2015, lo vi pelotear en la canchita de Magdalena. Es un gran tipo, un chico grande, palomilla, gran jugador. Cometió errores, pudo llegar más lejos y se está jugando los descuentos de su vida deportiva.

Él lo debe tener claro y estoy seguro que le ofrecerá muchas más satisfacciones al hincha merengue, porque casi siempre el esfuerzo es doble para dejar esa última imagen, el último beso, el último adiós. Yo digo

Noticias Relacionadas

DÍA DEL PERIODISTA DEPORTIVO

NECESITAMOS DE MESURA y CALMA