Hablemos de fútbol: Pésimo mensaje a nuestra juventud

Hablemos de fútbol: Pésimo mensaje a nuestra juventud

Por: ‘Chalaca’ Gonzáles

Hablemos de fútbol: Pésimo mensaje a nuestra juventud

Amigos seguidores y no seguidores de mis columnas de fútbol que pensaron que hoy día iba a tocar temas como el de César Cueto, Roberto Mosquera, el clásico “U”-Alianza, el gol de Cueva, Gareca y la altura, etc.; etc. les tengo que comunicar  mi indignación por la forma como le enviamos mensajes distorsionados a nuestra niñez y a la juventud peruana en forma deprimente y preocupante. Ahora entiendo a las barras bravas y a los sinvergüenzas que pululan por los estadios. Lamentablemente es este asqueroso poder judicial que discrimina y “escoge” a quien castigar o no. No es posible que estos dos mal nacidos (pegalones)  que luego de agredir, secuestrar, vejar psicológicamente, desfigurar y atentar públicamente, con las posteriores secuelas psicológicas imborrables en su vida futura (son muy jóvenes) estén libres y coincidentemente con prisión suspendida .Esos son los mensajes a que me refiero en la  formación de nuestros niños/jóvenes.

Comparen el caso con la señora  Buscaglia, quien se alteró en el aeropuerto y le empujó el casco a un policía (a veces se lo merecen ESTA PRESA  CON 7 AÑOS DE RECLUSIÓN EFECTIVA en el Penal de Mujeres. Este tema también es parte del deporte, ya que gracias a las actividades deportivas (el fútbol, especialmente) buscamos que los jóvenes se aparten de los vicio que los circundan. Somos el segundo país en Latinoamérica en maltrato a las mujeres !Que vergüenza!

¿Dónde está Nadine (ahora quiero verte) las ministras, las congresistas, el defensor del pueblo, La DEMUNA, las juezas, las fiscales, etc.?

¿Dónde está el congresista Reggiardo, que está a cargo de Seguridad Ciudadana y que cuando su niña fue atacada, salió al frente como  lo haría  cualquier Padre de familia que atentan contra su hija?  Los niños con problemas de adaptación al medio peruano crecerán creyendo que atacar a las mujeres es normal, ya que son débiles físicamente y que podemos violarlas, agredirlas, matarlas y punto, estamos guiando mal a esta juventud porque de repente, legalmente, puede haber alguna “leguleyada” a esta agresión; pero lo que debe importar es el mensaje que enviamos a la juventud. No nos debe importar la habilidad del Sr. Abogado para sacar bien librado a su “delincuente de turno”,  importa el abuso e irrespeto hacia la mujer.

Mucha culpa también la tienen las niñas en formación, ya que se acostumbran a los maltratos de los hombres en los colegios, ya sean físicos o verbales. Tenemos que respetar a las mujeres y también las mujeres tienen que hacerse respetar. No existe igualdad de género: ¡Somos Hombres o somos Mujeres, carajo!

No hay comentarios

Leave a Reply