!HASTA QUE POR FIN!

!HASTA QUE POR FIN!

Por: Fernando Chapell

Se terminó la angustia, se acabó el sufrimiento. Perú clasificado al Mundial de Rusia 2018. Toda una proeza colectiva que después de casi 36 años el pueblo peruano tiene todo el derecho de disfrutar y gozar.

Para quienes estuvimos esperando este momento por décadas, lo que estamos viviendo es inexplicable. Sentimientos cruzados donde prima la satisfacción por los millones de peruanas y peruanos que por primera vez en su vida viven este importante momento. Ahora, ya en el Mundial, que lo gocen. Que lo disfruten. Que lo compartan. Porque se lo merecen, ya que nuestro pueblo ha sido un triste espectador a los mundiales de fútbol después de nuestra última participación internacional allá en España en 1982.

Hoy las cosas cambiaron, ahora podrán disfrutar del evento más importante del mundo teniendo a nuestro seleccionado de fútbol como participante directo. Justa deportiva que mantiene expectantes a millones de hombres y mujeres a través del mundo. ¡Felicitaciones Perú!
En cuanto al arbitraje del francés Clement Turpin, podemos señalar que tuvo dos gruesos errores durante el partido. Curiosamente uno para cada equipo y ambos de tiro penal. El primero a favor de Nueva Zelanda y el segundo para nuestro representativo. En ambos casos Turpin pareció no estar bien ubicado para poder determinar que ambas fueron faltas tipificadas con tiro libre directo en la regla 12. Felizmente para los intereses nuestros no lo sancionó. Pero fue falta dentro del área.
En cuanto a las tarjetas amarillas, se mostraron las necesarias. No exageró y prefirió amonestar verbalmente a los jugadores de ambas escuadras. No permitiendo en ningún momento la indisciplina. Inclusive actuó de inmediato, al erradicar por completo un conato de bronca entre Farfán y un neozelandés. Buena intervención, al no permitir este tipo de indisciplinas
Luego de estas incidencias el trabajo del europeo fue bastante acertado. Diría correcto. Sin embargo, el árbitro asistente de oriente dejó pasar un fuera de juego favorable a nuestro seleccionado. No levantó la banderola y permitió que el juego continuara.

Al finalizar el partido, el nombre de Clement Turpin quedó grabado para la historia del fútbol internacional, al haber dirigido el último juego clasificatorio que le dio el boleto para el Mundial de Rusia 2018 al último de los participantes. Felizmente fue para nuestra selección.

¡HASTA QUE POR FIN!, estamos en un Mundial. Cierro esta columna amigos, con lágrimas en los ojos porque se me viene a la mente mi país, mi gente, mi ciudad, mi territorio, mi corazón de peruano. ¡Por ello digo, Gózalo PERU…Te lo mereces! ¡Hasta pronto amigos!

Noticias Relacionadas

SELECCIÓN: EL RIVAL QUE VENGA

¡GANÓ LA HONESTIDAD!