Huaicos vs. Fútbol

Huaicos vs. Fútbol

Cuesta hablar de la pelotita, cuando el país sufre. Las palabras se traban con tantas imágenes de dolor y desgracia, de muertes y pérdidas cuantiosas, pero sobre todo, de derrotas morales, de ánimos por los suelos y desencanto de nuestras autoridades, de la vida misma.

El sufrimiento vende y por eso hasta los espacios deportivos se reducen, para seguir informando sobre los huaicos, cortes de agua y la incertidumbre que se va impregnando en el ambiente.
Pocos saben que la Selección ya arrancó sus entrenamientos y que empezaron a llegar los “extranjeros” de la bicolor. La Videna por estos días luce solitaria. Cuesta un poco hablar de fútbol, pero nuestro deber es seguir adelante, que la función continúe para la otra mitad del país que solo ve por televisión los desastres que nos atacan, anunciando que todo esto pronto acabará y que empezarán los tiempos de la reconstrucción. (Ojalá sea así).

Por eso nuestro análisis ahora será más directo y con poco floro, Perú debe sacar por lo menos 4 puntos de los enfrentamientos contra Venezuela y Uruguay, para seguir viviendo, de lo contrario nos iremos hundiendo hacia el fondo con el barro de la intrascendencia y las derrotas, para decirle adiós al Mundial de Rusia 2018 sin poder invocar las matemáticas ni más puntos ganados en mesa.
¿Se puede lograr? En el fútbol se puede todo, con trabajo y dedicación. Hoy no somos más que Venezuela pero tampoco menos, así que podemos ir a buscar los tres puntos en Maturín, territorio donde hace muchos años nos hemos comido hasta goleadas, con Paolo, Pizarro, Vargas y Farfán juntos. Pero sin duda que esos fueron otros tiempos, casi lejanos, porque ahora nuestros referentes son otros, más cercanos al peruano común y corriente, como Christian Cueva, Miguel Trauco, Christian Ramos, Corzo o Aquino. Y a ellos el pueblo todavía les renueva la confianza, apuestan por el futuro y hasta dicen que las derrotas duelen menos porque se habla de recambio.

Lo malo es que tenemos 11 jugadores amonestados con tarjetas amarillas, que se perderían el encuentro contra los charrúas, pero eso es “limpiarse la boca antes de comer”, primero lo primero y Venezuela está a la vista. Podrían volver a ser titulares Advíncula, Hurtado y Carrillo. El sistema será el mismo de siempre, desde que llegó Gareca, tratando de tener transiciones rápidas desde las bandas, para aprovechar la velocidad y desequilibrio de Cueva y el oportunismo del “Depredador”.

Si Rodríguez no se lesiona en estos entrenamientos, podría ofrecer la seguridad que necesita esa zaga, sabiendo que se complemente bien con Ramos, porque la “Vinotinto” tiene buen juego aéreo y en su tierra se crecen con el apoyo de su gente. Esperemos qué ocurre y que en los próximos días el país vuelva a hablar de fútbol lo que significaría que todo volvió a su cauce y las lágrimas se canjearon por la esperanza. Yo digo…

Noticias Relacionadas