PAOLO SE MERECE UN MUNDIAL

PAOLO SE MERECE UN MUNDIAL

*Miguel Ángel Suero

Esperé con la prudencia que ofrecen las horas para referirme a lo ocurrido con Paolo Guerrero, nuestro Paolo y la verdad que se ha dicho de todo. La mayoría lo apoya, claro está, tras salir de la sorpresa y mazazo que significó la noticia mal tratada y hasta con mala leche, de la prensa argentina. De inmediato, también salieron de sus literas los opinólogos gratuitos, los twiteros incendiarios y algún sabelonada oportunista.

A diferencia de los pocos profesionales que podrían aportar sobre el tema, con la información que necesitan los hinchas, para clarificar sus pensamientos y dirigirlos sin caer en el error de decir lo que no se quiere, por desconocimiento. Los protagonistas directos apenas si se pronunciaron, el jugador a través de su club y su abogado, el médico brasileño Fernando Solera, quien fue el primero en oficializar la noticia, el doctor Segura con su descargo de no haber medicado al delantero con algo prohibido y finalmente la propia Federación con su comunicado oportuno y algo lacrimógeno.

Las opiniones fueron tan distintas, pero siempre acababan con la pregunta, “¿y ahora quién reemplaza a Paolo?” y se inició la otra polémica, Ruidíaz o Farfán, sin reflexionar mínimamente en la parte personal y humana de lo que empezó a vivir nuestro capitán.
Particularmente yo le creo, lo conozco a Paolo desde que jugaba en menores de Alianza Lima, a cargo del “Cholo” Castillo y luego lo seguí año tras año, en su ascendente carrera y charlamos muchas veces. Y les aseguro que es más sano que el pan y si encontraron en su cuerpo benzoilecgnina, un derivado primario de la cocaína, fue tal vez, porque cometió algún error involuntario o fue víctima del infortunio, justo en el mejor momento de su carrera deportiva y a puertas de cumplir su sueño máximo, jugar un mundial.

Hoy todo junto se le vino abajo, porque no hay nada más cruel para un futbolista que ser castigado por doping, con el agravante de ver a sus compañeros disputar su pase a la justa más importante del balompié mundial y no jugarlo, si clasificamos, como debe ocurrir. Imagino lo que debe estar viviendo, con el peligro de ser cesado de su propio club por ser el mejor pagado de esa planilla, o acaso creen que Flamengo le seguirá abonando en su cuenta los millones que debe percibir durante el tiempo de su sanción.

Ayer hablé con un par de seleccionados y coincidieron en que le dedicarán la clasificación, que confían en su inocencia y que esperan verlo junto a ellos en Rusia, con flagrante optimismo, el mismo que deberá servir para hacerlo más fuertes y levantarlos de este duro golpe. Guerrero se lo merece y todos los peruanos también. Yo digo…

Noticias Relacionadas

AQUÍ RUSIA…