TENEMOS EQUIPO PARA GANAR

TENEMOS EQUIPO PARA GANAR

Por: Miguel Ángel Suero

48 años después, el mismo estadio, las mismas ansias, las mismas tensiones, historias similares y lejanas que asoman inevitables mientras se acerca el pitazo inicial del partido entre Argentina y Perú.

En la previa, episodios parecidos de cómo llegan ambas selecciones. Hoy no están Rubiños, Chale, De La Torre, “Chumpi”, Perico ni “Cachito” otros son los nombres, quienes canjeron la picardía de ese grupo maravilloso, que a su talento le agregaban la chispa de jugar en la calle, dribleando microbuses, pegándole a una pelota de trapo, ahora, por orden táctico, entrega, también talento y disciplina, desde el buzo de Ricardo Gareca. El D.T. no es brasileño como Didí, por el contrario, es un argentino, quien no se sonroja por tratar de ganarle a su país. en una cancha de fútbol.

Repaso y repaso las imágenes en blanco y negro de aquél partido de agosto del 69, parecía que jugaban en cámara lenta, hasta que Chale se la daba a “Cachito” y allí sí nadie lo paraba, ganaba la posición, cuerpo delante, ponia tercera y tras recorrer unos metros elegía el lugar donde la iba a meter. Fue la única vez en la historia que Argentina no asistió a un Mundial y esos fantasmas ya rondan el tradicional barrio de la Boca.
Lo más viejos recuerdan que los albicelestes tenían buen plantel Cejas, Pedernera, Rendo, Perfumo, Marzolini, Rulli (quien recibió el pelotazo de Chale) pero no funcionaban como equipo. Cualquier semejanza con la realidad es pura coincidencia, además esos años la AFA era un desastre y generaba papelones como en estos días. Solamente ese año hubo cuatro interventores, todos designados a dedo y cambiaron tres veces a su entrenador.
En ese contexto se disputó en cancha de Boca el partido que terminó 2 a 2 que clasificó a Perú, y este jueves, todo se volverá a vivir. Los locales con Messi a la cabeza, tratan de estructurar un equipo y Perú, muchas veces ninguneado mete miedo, se le ve maduro, sabe a qué juegan, con pelota al piso, saliendo por bandas, con vértigo, agresividad en la marca, juego asociado y goles, que esperamos alcance para sacar boleto a Rusia.

Ya falta poco. En Buenos Aires la bicolor llega con un equipo normalito, sin estrellas relumbrantes, tal vez Paolo sea el único elevado a esas instancias, pero todos los demás funcionan bien, como piezas de un engranaje. Veo orgulloso que mi Perú tiene nivel para ganarle a Argentina, en la mítica Bombonera, con su gente, con el árbitro en contra pero con 30 millones de peruanos unidos por esa fe que ha devuelto la alegría a todo un país. Yo digo…

Noticias Relacionadas

DÍA DEL PERIODISTA DEPORTIVO

NECESITAMOS DE MESURA y CALMA