BUTRÓN Y DIEZ MÁS

BUTRÓN Y DIEZ MÁS

MIGUEL ANGEL SUERO

Ser el mejor a los 40 años no es muy común en el mundo del fútbol pero Leao Butrón lo refrenda a cada momento, cada fecha, partido a partido y minuto a minuto con la blanquiazul en el pecho. Y quién duda de que el portero de Alianza Lima fue el mejor del Apertura, jugó para 10 puntos en más de un encuentro donde con un sentimiento de quijote empezó a sumar puntos él solo, sin protección defensiva, mano a mano, mostrándose infranqueable.
Desde la temporada pasada lo venía haciendo, pero ese partido 0-0 contra Independiente del mes de abril por la Copa Sudamericana fue el punto de quiebre, para prestarle mayor atención. Después de mucho tiempo un portero era tan determinante, ante un poderoso de América y Butrón lo fue esa noche. Sacó de todo, por arriba, por abajo y le atajó un penal a Gigliotti en el mismo Avellaneda, ahogando el grito de gol lejos de la patria y cerca de los corazones victorianos.
A partir de allí, todo fue ascendente para el guardameta, que se inició en La Florida, pero que hoy más parece un hijo nacido en el barrio de Mendocita. Y con cada jornada épica, empezó a empujar a su equipo hacia los primeros lugares de la tabla. Con su defensa que casi siempre era superada Butrón hacía fácil lo difícil y posible, lo que nadie pensaba, atajó hasta lesionado y cuando no estuvo, Alianza lo sufrió.
Si no fuera por él, estoy seguro que Bengoechea no seguía en el Perú. Siendo severo en mi análisis, podría decir que el equipo grone no pasó de regular, con poco fútbol, y poco gol, defendió tan mal como atacó, pero con un portero que aseguraba el cero atrás, todo se hacía más fácil.

Todo esto me hace recordar una charla que tuve con el “Viejo” Balerio el año 2002 allá en Montevideo, fue con ocasión de un partido por Copa Sudamericana donde Alianza enfrentaba a Nacional. Lo reconocí en la tribuna, flaco, arrugado y con un cigarro en la boca, nos saludamos y las palabras corrían unas tras otras, hasta que le pregunté por su sucesor en el Perú y me respondió, “Leao debe ser mi sucesor, tiene todo para ser un gran arquero, mejor que yo pero se está demorando mucho en madurar”, y qué razón tenía Balerio, porque por esos años Butrón jugaba en Alianza Atlético y en la selección era suplente de Miguel Miranda.

Al año siguiente recién pasó al Alianza, luego vistió la camiseta de San Martín, después Melgar, hasta pegar la vuelta a Matute y por fin consagrarse como el mejor, hasta el punto de decir que este cuadro campeón del Apertura es Butrón y diez más. A veces hablamos por whatsapp y casi siempre está con la familia, con esa tranquilidad que le ofrece la vida para seguir vigente cuando otros ya colgaron los guantes. Me dice que no piensa en el retiro, se le ve bastante bien, todavía amaga un gesto adusto al hablar de Selección, creo que será el gran ausente ante Bolivia y sobre todo, por su gran experiencia contra Ecuador, en Quito Yo digo…

Noticias Relacionadas

DE VIDA O MUERTE

Artillería ‘grone’