'Tigre', eres nuestro guía

'Tigre', eres nuestro guía

Gareca está a un paso de devolver la alegría a todos los peruanos, solo falta dos partidos

Aarón Virhuez Frías

Es anecdótico escribir en estas circunstancias, sobre todo después de la hazaña conseguida en Quito, que nos permite soñar aún más con el mundial del 2018. Si hay alguien que se está llevando todos los elogios por parte de los hinchas y algunos colegas es Ricardo Gareca, técnico de la selección nacional. Sí, aquel que una vez defendiendo la camiseta de su país en las clasificatorias para el mundial de México 1986, nos dejó fuera del certamen gracias a que su gol clasificó a Argentina e hizo que la bicolor dispute una repesca con Chile y que lastimosamente perdimos en los dos encuentros.

HORA DE REIVINDICARSE
31 años después de aquel suceso, Gareca tiene en sus manos la posibilidad de devolvernos ese mundial que como futbolista nos quitó. Por ahora está cerca a cumplirlo, pues si observamos la tabla nos daremos cuenta que estamos en zona de clasificación directa (4to puesto con 24 puntos), pero faltan dos partidos más. Sin embargo, hay un dato clave, Gareca clasificó a su país, pero Bilardo no lo llevo al mundial. ¿Ahora tendrá su revancha?

Y precisamente uno de ellos será ante Argentina, país natal del estratega de la blanquirroja, por lo que este duelo podría ser que el ‘Tigre’ deje a su país en repechaje y nos ubique a nosotros en el tan ansiado mundial que varias generaciones han estado esperando por 35 largos y eternos años.

OBLITAS LO CONVENCIÓ

El arribo de Gareca a la selección se dio en el 2015, Juan Carlos Oblitas (director deportivo) lo convenció para que asuma lo que hasta ese momento era una misión imposible: la selección peruana. Sus primeras declaraciones fueron: “Yo creo mucho en el jugador peruano, sé del potencial que tienen”.

De allí en adelante vino con toda la predisposición de trabajar. Llegó con el pensamiento de su antecesor Sergio Markarián con respecto al tema de la disciplina. “No me importa lo que hagan fuera del campo, solo que me respondan dentro de ella”. El mensaje era claro: confiaba a muerte en sus jugadores, pero estos le fallaron.

CAMBIO DE DISCURSO
Las eliminatorias comenzaron con la ilusión de siempre y el optimismo característico, sin embargo parece que su “inexperiencia” en estos torneos presagiaba un mal augurio para el entrenador. En las seis primeras fechas se hizo cuatro puntos. Prácticamente no teníamos opción alguna de pelear el cupo a Rusia.
Comenzaron las críticas, el directorio de la FPF estaba dividido, pedían la cabeza del entrenador y ese empate en Lima ante Venezuela fue la oportunidad para que Gareca se vea forzado a cambiar su fórmula y ahí se dieron radicales cambios.

SE LO DIJO A TODO SPORT

En una charla con Todo Sport, el técnico de la selección señaló tener una selección del futuro. Y vaya que el tiempo le dio la razón. Jugadores como Edison Flores, Christian Cueva, Miguel Trauco, Miguel Araujo y otros demostraron que sus convocatorias no fue un error.

Algunos de ellos, ya estuvieron en el proceso anterior de Markarián, Advíncula (cuestionado en ese entonces), Yoshimar Yotún, André Carrillo, Paolo Hurtado, Aldo Corzo. Ninguno estaba en un óptimo rendimiento. Hoy, todos estos jugadores son insustituibles en cada fecha doble para Ricardo Gareca. Descubre a jóvenes como Sergio Peña, José Manzaneda, Wilder Cartagena, Anderson Santamaría, Nilson Loyola, Renato Tapia quienes han tenido la oportunidad de ganarse un nombre en este proceso.

Si bien es cierto que los puntos en mesa fue como un “respirador artificial”, ahora las cifras indican que a pesar de todas las adversidades y desaciertos que fueron enmendados (tarde, pero se corrigió) la selección ha logrado alinearse, ya no es vista como un equipo “fácil”, al contrario, se ha ganado un respeto, pero principalmente un grupo de jugadores que tiene no solo amor propio, sino que mueren por la camiseta y allí es clave Gareca, con el respaldo y la confianza que les dio.

“Mi sensación es el convencimiento de tener la materia prima y que podemos contar con ellos”, dijo post partido ante Ecuador y en efecto lo está demostrando. Ahora en sus manos está el anhelo de los más de 33 millones de peruanos que quieren ver nuevamente a Perú en un mundial.