JUNTOS SON DINAMITA

0
470
Columna Neto comenta
Columna Neto comenta

NETO COMENTA

Un día cualquiera, de hace algunos años, conversaba con el destacado técnico peruano Julio García, un profesional que sabe mucho sobre el tema de formación de futbolistas. Y entonces era casi una obligación preguntarle por José Paolo Guerrero Gonzales y Jefferson Agustín Farfán Guadalupe.

García los dirigió en menores en Alianza Lima y siempre supo del potencial que podían ofrecer el ‘Depredador’ y la ‘Foquita’; y casi con orgullo decía con la humildad que los caracteriza que contribuyó con un granito de arena en la formación de ambos cracks.

Este servidor recuerda verlos juntos en algunos partidos en el ataque demoledor de una especie de ‘rodillito negro’, que además tenía como figura destacada al ‘Zorrito’ Wilmer Aguirre, quien incluso, en algunos partidos brillaba más que los demás. Era un espectáculo ver ese tridente, pero por esas cosas del destino, Aguirre ahora está en la curva descendente de su carrera terminando sus últimos días en el modesto Unión Comercio.

Como aficionado y sobre todo como periodista, siempre tuve ese deseo de verlos juntos en la selección, porque creo que hace muchos años que no salían en el país futbolistas con las características, tanto de Jefferson como de Paolo, dos fuera de serie; y creo que ambos pudieron tener mejores destinos en el fútbol europeo, porque la capacidad siempre la tuvieron, pero no eran fuertes mentalmente.

Con el paso del tiempo, le fue mejor a Farfán porque dentro de todo se mantuvo más tiempo en el exigente mercado alemán, siendo figura en el Schalke 04, pero antes tuvo un formidable paso por el PSV holandés. Es en esta etapa de la vida de ‘Jeffry’ que no comprendemos por qué no se fue a un club de mayor prestigio, cuando pudo hacerlo. Ahora es campeón en Rusia con el Lokomotiv, pero no estamos hablando de un club top, aunque lo bueno es que sigue vigente.

En el caso de Paolo, no le fue tan bien como a Jefferson, se fue temprano al Bayern Munich, pero luego de ser goleador en el equipo juvenil y de reservas, no la tuvo fácil en el elenco principal, donde llegó a jugar en algunas ocasiones junto a Claudio Pizarro, porque luego se fue al Hamburgo, donde tampoco logró destacar como se esperaba. Paolo regresó a Sudamérica, llegó a un grande como Corinthians, donde la rompió y vimos recién al ‘Depredador’ en toda su plenitud.

Guerrero fue campeón mundial de clubes con el ‘Timao’, hizo el gol del título ante el Chelsea; y luego llegó al Flamengo, donde le falta ganar algo grande con el club con mayor hinchada en el mundo. Ahora que se viene el Mundial Rusia 2018 sería inolvidable ver a esa dupla Guerrero-Farfán haciendo maravillas en el torneo más importante del planeta. El Perú merece verlos juntos otra vez.