Sevilla con agonía

Metió el gol en los minutos finales y clasificó a la semifinal de la Europa League  

Un gol de Ocampos en los últimos minutos ha permitido al Sevilla clasificarse para las semifinales de la Europa League tras derrotar al Wolverhampton en Duisburgo. Una victoria trabajada y sufrida, donde tuvo que sufrir con el penalti detenido por Bono a Raúl Jiménez y estalló de alegría con el cabezazo del argentino. Un partido donde demostró que para las grandes hazañas siempre hace falta fe.  

Traoré, en un robo, agarró la pelota en el centro del campo y vio una autopista por el centro. Se lanzó como un gamo, mientras Fernando y Diego Carlos hacían lo imposible por detenerle. El central se lanzó al suelo a la desesperada dentro del área y cometió penalti. El peor de los escenarios pintaba para Sevilla. Sin embargo, Raúl Jiménez, un especialista desde los once metros, no supo engañar a Bono, quien detuvo el disparo y mantuvo a su equipo igualado en el marcador.  

Una falta en la corona del área permitió que Banega pusiera a prueba los reflejos de Rui Patricio. El saque de esquina fue hacia Banega, en el pico del área, quien aguantó y la puso para que Ocampos peinase al segundo palo. Primer gol del argentino en la Europa League y delirio sevillista. Sólo quedaba aguantar.