Con la frente en alto

Columna del Lobo
Columna del Lobo

Por Juan Carlos Esteves

Hoy regresa la selección peruana a nuestro país, eliminada en la primera fase pero con la conciencia que lo dio todo para trascender en la Copa del Mundo. A pesar que el hubieran sigue latente (por el penal errado de Cueva), es cierto que no ensombrece una campaña que a toda luz no fue frustrante como la de la Blanquirroja que participó en el mundial de España 82.

No solo porque se hizo tres puntos y la despedida fue con un triunfo, sino porque además no se conoce de algún escándalo, desunión o inconvenientes alrededor de este equipo de todos. Todos tuvieron el objetivo claro y remaron para la misma dirección.

Por eso, la hinchada está muy identificada con esta selección. La siente suya. No la mira lejana La valora y destaca todo lo bueno, por encima de algunos errores que hayan podido existir en el proceso. Eso es positivo. Por eso, el arribo al aeropuerto Jorge Chávez, no será en silencio como en anteriores participaciones en los mundiales. Esta vez habrá calor popular.

Lo más probable es que en los días siguientes, sobre todo los políticos van a querer llevar “agua para sus molinos” con homenajes que no tienen sentido. Hay que estar atentos y ojalá que la Federación Peruana de Fútbol, con su presidente Edwin Oviedo, no se preste para armar un “circo” antes de fiestas patrias. No sería lo correcto.

Hay que tener perfil bajo y definir con urgencia el tema de la continuidad de Ricardo Gareca. Debemos recordar que en los primeros días de setiembre tendremos dos amistosos ante dos selecciones que son potencias, pero que actualmente la pasan mal: Holanda y Alemania.

Así es, se viene un nuevo proceso donde necesitamos ir buscando dos nuevos delanteros que vayan reemplazando en el tiempo a Paolo Guerrero y Jefferson Farfán, quienes en las próximas eliminatorias ya tendrán 36 años y físicamente empezarán a tener algunos inconvenientes. Además necesitamos contar un “10” que genere más fútbol, que cuando las defensas rivales se cierren, haga la jugada diferente. Esa son asignaturas que tenemos que cumplir para adelante.

Porque recuerden que en ninguno de los mundiales que participamos hemos derrotada a una selección grande, como sí lo hizo por ejemplo ayer Corea del Sur ante Alemania. Nosotros en el mundial de Uruguay 1930 no pudimos ante el anfitrión, en México 70 tampoco ante Alemania y Brasil, en Argentina 78 caímos ante Brasil y Argentina. En la Copa del Mundo de España 82, no pudimos ante Italia (fue empate) y en esta mundial caímos ante Francia. Esperemos que en el futuro todo sea diferente. Querer es poder.