“Cristal siempre será mi casa”

Escribe: Raúl Bazán Chocos
Renzo Sheput jugó su último partido como futbolista profesional en el empate entre Mannucci y Deportivo Municipal, poniendo fin a una maravillosa carrera que le valió para ser campeón cuatro veces del fútbol peruano, una con Juan Aurich en 2011 y otras tres con Sporting Cristal, club donde regaló grandes partidos y golazos por su zurda mágica, lo cual lo llevó a ganarse el apodo de ‘Pincel’, por las maravillas que dibujaba en la cancha. Ya con 39 años, Sheput habló con Todo Sport sobre sus planes a futuro, sus mejores recuerdos del futbol y sobre el cariño que todavía la gente le da, además de lo mucho que significa el cuadro celeste para su vida.

¿Cómo te sentiste en tu último partido en Primera División?
Me sentí bastante emocionado, no pensaba que mis compañeros y los jugadores de Municipal iban a hacerme un pasillo. Creo que eso se ve muy pocas veces en el fútbol y a la vez estoy muy orgulloso por todo lo que ha significado ese partido. Entrar a la cancha después de unos meses también me ha permitido despedirme bien, de buena manera. Yo estuve lesionado mucho tiempo en estos meses y pude recuperarme para poder estar en la cancha unos minutos. Así que con bastante alegría, obviamente también hay un poco de tristeza porque ya no volveré a jugar pero he quedado tranquilo con lo que he podido hacer, he podido lograr y me llevo el respeto de toda la gente.

¿En qué momento tomaste la decisión de dejar el fútbol?
La decisión está tomada desde el año pasado que vine a Mannucci, me ofrecieron quedarme aquí por tres meses el año pasado y bueno, yo les dije que si lográbamos el ascenso y el equipo estaba en Primera, me retiraría ese año, o sea, este. Así que ha sido una decisión que ya la había tomado desde que vine acá y creo que ha sido una decisión ya pensada, una decisión de tranquilidad así que por ese lado me puedo sentir tranquilo. Cumplí 39 años y creo que ya era momento de dejar y ver otras cosas para mi futuro, para mi vida y puedo estar tranquilo con todo lo que hice.

¿Qué has pensado a dedicarte ahora que has dejado el fútbol?
Sí, voy a estar obviamente ligado al fútbol, yo ya estudié para ser director técnico, así que seguro en estos días escuchando algunas propuestas y todo voy a definir mi futuro, así que estoy en eso. Vamos a ver qué sucede en estos días.

¿Cuál crees que fue tu mejor momento como jugador?
Yo creo que, a partir del 2009, ese año en Cristal jugué todos los partidos del campeonato. Luego voy a Colombia a un gran torneo, siendo el mejor jugador extranjero del torneo. Regresé a Aurich y salimos campeones. Y esa etapa la he seguido en 2012 creo que llegué a la plenitud de mi juego, me sentí muy cómodo jugando con extraordinarios jugadores y me quedo con ese año, creo que ese año fue muy importante, me sentí muy cómodo. Fue el año que más disfruté dentro de la cancha, me quedo con ese.

¿Por qué crees que no llegaste a jugar mas en el extranjero o en la selección?
Me hubiera encantado lograr muchas más cosas en el fútbol, jugar en la selección, jugar en el extranjero, ser un futbolista internacionalmente reconocido, mundialmente todo. No corrí con esa suerte pero creo que me siento muy orgulloso y muy feliz de haber logrado todo lo que logré. Tenía un sueño que ser jugador profesional y lo logré, después de eso pasan muchas circunstancias y me puedo quedar tranquilo de que di todo para ser jugador profesional y tener una carrera muy bonita. El éxito no creo que se base solo en jugar en el extranjero, en jugar en la selección. Así que por ese lado, me siento tranquilo y no sé lo que hubiera pasado si hubiera tenido más éxito en otro lado o como jugador. Me quedo muy tranquilo con lo que hice y muy feliz con lo que logré y creo que puedo ser ejemplo para mis hijos y mi familia y con eso me quedo muy tranquilo.

¿Sientes el cariño de la gente, tal vez un poco más de Cristal porque ahí has jugado tus mejores años, pero también de la gente que le gusta el fútbol en general?
Por ese lado, la verdad que ha sido increíble. Durante mi carrera sí, he tenido muchos años jugando en Cristal y la gente sigue reconociendo eso con sus mensajes, sus palabras. Trato de leer todos los mensajes y la verdad es que son increíbles. Al igual que en toda mi carrera siempre he sido respetuoso con los clubes o con los equipos o los jugadores que me he enfrentado. Nunca he tenido ningún problema con ningún hincha o ninguna persona. Y ahora que me he retirado aquí en Mannucci, la gente de Trujillo ha sido espectacular conmigo. El domingo, en tan poco tiempo que tengo en Trujillo, en el club Mannucci, me han mostrado su cariño, su consideración conmigo y la verdad es que voy a tener siempre presente eso. Así que yo agradezco a toda la gente que ha tenido algo que ver con este momento y la verdad que gracias a toda la gente.

No sé si habrás visto en el Internet o en las redes sociales, pero una frase que hizo Daniel Peredo me parece, era que “Sheput con espacios era un jugador simplemente letal”. Y esa frase quedó inmortalizada y en las redes sociales.

En el tema netamente de fútbol, yo con esa frase la tomo normal. Yo creo que se me haya dicho que con espacios soy un buen jugador y sin espacios, no, ahí discrepo en eso. Yo creo que si en algún momento no tuve espacios para jugar, los trate de crearme mi propio espacio, como un tema de fútbol. Pero ya es entrar en un tema de otra cosa, tema de perfiles, de inteligencia, de saber moverse, de saber acomodarse, ubicarse, para que el rival no te marque. Y después en el tema del no fútbol, de las redes sociales, de los comentarios, lo tomo normal. Cada uno es libre de opinar o de decir lo que pueda decir y lo tomo con bastante tranquilidad así que por ese lado me quedo sin comentarios porque eso es lo que yo pienso. Lo de mi amigo Daniel siempre lo tomare como alguien especial que lo dijo con todo cariño y porque sabía lo que es el fútbol.

¿Cuál de tus goles crees que fue el mejor?
Me quedo con el gol de media cancha, porque goles de media cancha se ven muy poco en el fútbol mundial, son pocos los jugadores que hacemos un gol así. Y bueno he tenido esa suerte, esa bendición de poder hacer un gol así, no solo uno sino algún otro más, pero me quedo con ese.

Otro jugador que se retira este año, bueno no se sabe si se va a retirar, es Carlos Lobatón, con quien hiciste una buena dupla en Sporting Cristal. ¿Qué recuerdos de esa época junto a Loba?
Hablar de Carlos para mí siempre es un privilegio, aparte de que nos conocemos desde muy niños, nos enfrentábamos en los Cantolao – Zúñiga. Somos muy buenos amigos y eso ha trascendido no solo en la vida sino en la cancha mucho más. Creo que es el jugador con el que mejor me entendí, con el que mejor pudimos desarrollar cosas muy lindas para el juego en ese caso de Cristal, así que ya es una decisión de él si es que sigue jugando o no. Como admiración y como una persona que le gusta el fútbol, que es jugador de fútbol, lo seguimos disfrutando a Carlos jugando por Cristal, así que cuando él tome la decisión de dejar de jugar, también va a tener el cariño y la valoración de la gente. Pero mientras esté jugando hay que seguir disfrutando de su juego.

De todos los entrenadores que tuviste, ¿cuál crees que fue el que te marcó más en tu carrera?
He tenido grandes entrenadores. De todos aprendí muchísimo. Si me dices en mi época de más joven cuando recién salí, el profesor Juan Carlos Oblitas me hizo debutar y me enseñó muchísimas cosas que hasta el día de hoy las he intentado plasmar en mi carrera. Después, Autori creo que fue una persona muy importante para mí por el hecho de que era un técnico reconocido por todos y me dio la oportunidad de ser titular en un club grande como Cristal a los 21 años. He pasado por Sampaoli, que creo que me hizo un excelente jugador, creo que me hizo crecer como futbolista, entendí muchas cosas con él desde los entrenamientos hasta los partidos. Y después con Roberto Mosquera creo que él ha estado en la plenitud de mi juego, me dio mucha confianza, me enseñó muchísimo también como jugar. Quisiera mencionar a todos, pero la verdad que no puedo. Todos los técnicos que he tenido en Cristal, aprendí mucho. El maestro Alexis García, en Colombia. Así que me quedo con todos los entrenadores que he tenido, con los que he podido aprender y tener hasta cierto grado de amistad con todos. Mi respeto para todos los técnicos que he tenido.

Tus ultimas dos temporadas jugaste en Segunda y ascendiste con Boys y Mannucci ¿Qué tal esa experiencia?
Sentí la misma pasión que he sentido cuando he jugado en Primera División. Ascender con Boys y con Mannucci ha sido increíble, son dos equipos de mucha tradición, que tienen en este caso al Callao y Trujillo con bastantes hinchas. Eso siempre se nos ha reconocido de parte de ellos así que somos parte de la historia de los dos clubes y ya uno se siente orgulloso de haber logrado eso junto con los compañeros que me tocó estar en esas etapas. Así que lo tomo como un recuerdo muy bonito de mi carrera y mi agradecimiento es eterno a la gente de Boys, siempre mostrándome su cariño. Igual aquí en Trujillo, que ayer ha sido muy bonito, la gente me reconoce bastante lo que fue el año pasado así que uno se queda satisfecho y tranquilo con lo que les dio a estos equipos de tanta tradición y ahora verlos en primera división.

¿Qué tal tu experiencia en el futbol colombiano?
Me fue bastante bien. Yo tenía un compromiso con Aurich de regresar porque solo fui a préstamo. Había la posibilidad de quedarse, pero La Equidad no compró el pase y aquí era una buena oportunidad para regresar y bueno, al final se dio que salimos campeones. Pero la experiencia en Colombia fue muy buena, un fútbol un poco más dinámico y de transiciones rápidas, me pude adaptar rápido al fútbol colombiano. Jugaba en una ciudad de altura así que creo que pude entender mucho mejor el juego en ese momento y a raíz de eso y teníamos un gran equipo y pudimos llegar a la final. Me quedo con una linda experiencia de que también pude lograr jugar fuera de mi país, me llamaron a la selección en ese momento por primera vez así que muy orgulloso de haber salido de Perú y poder haber jugado un año en Colombia.

¿Cuán importante a lo largo de tu carrera ha sido el apoyo de tu familia?
Tengo que reconocer que desde muy chico mis padres me apoyaron con el fútbol, siempre estaban dispuestos a llevarme a entrenar, recogerme para ir al entrenamiento desde muy chico. Tenía que entrenar lejos y siempre se las ingeniaban para llevarme porque tenían que trabajar entonces hay un respeto y un agradecimiento para ellos y para esas personas que colaboraron para yo poder jugar al fútbol desde muy chico. Y durante gran parte de mi carrera fui una persona que no tuvo hijos, hasta los 33 años que tuve mi familia y mis hijos, que me casé, entonces creo que, en esta etapa de mi vida, tener a la esposa y compañera que tengo ha sido espectacular, creo que es mi hincha número 1, tener a mis hijos crecer y haber jugado al fútbol me causó cierta alegría porque eso era lo que uno sueña. Tratar de salir a la cancha con tus hijos, de que ellos puedan acompañarme, así sean tan chiquitos, puedan ir conmigo y de la mano, eso queda para siempre. Entonces creo que mi esposa y mis dos hijos han sido lo más importante que he tenido estos años así que todas las cosas que uno logra se comparten con ellos y pueden mis hijos sentirse orgullosos de su papá que trató de ser una buena persona y un gran futbolista. Así que me quedo contento con lo que le puedo dar a mi familia, con lo que le dí siendo jugador de fútbol y con lo que le puedo seguir dando como persona.

¿Qué consejo les darías a los jóvenes que quieren ser futbolistas?
Para mí lo más importante de decirle a un chico que quiere ser futbolista y se está iniciando en el fútbol es que sienta esa pasión que es ser jugador de fútbol. Ser jugador de fútbol es una de las cosas más lindas que uno puede experimentar, es una profesión muy hermosa, pero requiere de ser profesional, dedicarte a la profesión día a día. Si uno construye día a día el camino para ser un buen futbolista y una buena persona, las cosas se dan solas. Obviamente tienes que tener condiciones para jugar al fútbol, ser inteligente, ser ambicioso, pero creo que en la dedicación está el éxito para ser jugador del fútbol. Dedicación, trabajo y plantearse metas y objetivos y conforme vayan pasando los años puedas ir creciendo y hacerte aún un mejor futbolista día a día. Pero yo creo que en la dedicación está la clave de todo esto.

¿Qué significa para ti Sporting Cristal?
Sporting Cristal es como una película si yo te voy a hablar del club. Llegué a los 17 años, debuté ahí, es el equipo del cual soy hincha, con el que campeoné muchas veces y me ha dado todo. Le estoy muy agradecido al club y a todas las personas que me ayudaron a crecer como profesional, como persona y significa mucho. Cristal es mi casa, eso siempre va a ser así y la verdad es que le tengo un cariño, un amor y respeto único. Para mí es el mejor club del Perú y siento ese cariño de parte de toda la gente del entorno del club, de los hinchas, de la gente del club. Eso es mutuo y algo que no se va a romper jamás.

Y, ¿de todo lo que has vivido en el fútbol, con qué te quedas?
Se dice que a veces en el fútbol no hay gente buena, no tienes amigos, que el fútbol es un medio feo, un mal entorno. Se habla mal del fútbol peruano y yo no lo veo así. Creo que a lo largo de mi carrera he sembrado muy buenas amistades que son padrinos de mis hijos, tengo una amistad de mucho respeto y cariño con varios jugadores, entrenadores, gente que he compartido muchas cosas en el fútbol. Así que yo me quedo con eso, con el respeto, con la amistad de toda la gente que me conoce, no como futbolista porque como futbolista me conocen, sino como persona. Creo que como persona uno ha sembrado mucha gente buena, se vincula con gente de bien, entonces yo me quedo con eso, con las amistades que he podido conocer en el fútbol que han sido muchas.