El triunfo de los racistas

Manchester United venció 3-1 al Tottenham pero Son Heung-Min sufrió insultos de racismo.

Manchester United logró voltear al Tottenham Hotspur en su estadio en Londres y se quedó con tres puntos que sirven para seguir en la lucha por arrebatarle el primer lugar a Manchester City y no dar nada por perdido. Sin embargo, la imagen del partido se la llevó el coreano del Tottenham, Son Heung-Min, quien al final del partido fue víctima de insultos racistas. 

Fue una pena que su gol a los 39 minutos, producto de una gran elaboración y gran pase de Lucas Moura, pasó a segundo plano por lo que vivió. Tottenham ganaba 1-0 en el primer tiempo pero en el segundo tiempo la historia sería otra. 

A los 57 minutos, Fred igualó el marcador tras aprovechar un rebote que dejó el portero Hugo Lloris a un tiro de Edinson Cavani. Con el empate, el duelo parecía para cualquiera pero apareció Cavani al minuto 79 al peinar de ‘palomita’ un centro de Mason Greenwood para el 1-2. Y en los descuentos, Greenwood recibió un pase de Paul Pogbá y fusiló a Lloris para sentenciar el resultado. 

Al final, Son recibió repudiables insultos de gente fuera de la cancha como comedor de perros” o “espero que sea exterminado por Kim Jong-Un“. Tottenham investigará junto a la Premier League este hecho.