Fue una goleada humillante

  • Barcelona de Guayaquil apabulló 4-0 a Cristal en uno de los peores de su historia.
  • Una noche lamentable que hará reflexionar a los dirigentes rimenses.

     

    En una noche lamentable y sin ideas, Barcelona hizo lo que quiso con un Cristal que se fue rompiendo poco a poco. Cuatro goles es poco. Si los ecuatorianos querían, hacían diez goles y nadie pasaba nada. Al final quedó 4 – 0, pero el baile que recibieron los rimenses en el estadio Monumental de Guayaquil, nunca se les va a olvidar. Fue una humillación futbolística total.

    En menos de 15 minutos, los ‘amarillos’ ya estaban 2 – 0 arriba con anotaciones de Francisco Martínez (6’) y Gabriel Marques (13’). En ambos goles, el ‘Pato’ Álvarez pudo hacer algo más, aunque en realidad, todos los jugadores cerveceros estuvieron por debajo de su nivel. Es decir, ni siquiera compitieron. De ahí en adelante, Barcelona estuvo en modo Cluber Lang contra Rocky en la primera pelea, porque lo invitaba a golpear, pero esos “golpes” no hacían daño. Cristal tenía la pelota sin profundidad, no había sorpresas. Un sistema que nunca se sintió del todo cómodo en el campo. Empezando por una línea defensiva de cinco que se cansó de sufrir daños.

    Para la segunda parte, se cambió a una línea de cuatro y fue peor. O sea, el remedio fue peor que la enfermedad, porque Barcelona pisó el acelerador y le hizo dos más por intermedio del mismo Francisco Martínez (50’) y un penal ejecutado por Jonatan Alvez (82’). De milagro no le hacen ocho más. Con este resultado, Cristal está casi eliminado de la Copa Libertadores a esperar del encuentro de vuelta que se jugará el 13 de abril en el Nacional. Otro resultado abultado para el historial de los equipos peruanos en un certamen internacional.