Pablo Sabbag: Las confesiones del ‘Jeque’

Pablo Sabbag: Las confesiones del 'Jeque'
Pablo Sabbag: Las confesiones del 'Jeque'. (Fuente: Difusión)

Pablo Sabbag brindó una entrevista para el programa “Enfocados” de Jefferson Farfán y Roberto Guizasola donde habló de diversos temas.

A diferencia de la mayoría de futbolistas, Pablo Sabbag comenzó su carrera a los 15 años, cuando se unió al Deportivo Cali. “Yo era malo. Solo sabía patear el balón, nada más”, confesó el delantero, recordando cómo sus compañeros se burlaban de su falta de habilidades básicas.

Pese a sus comienzos tardíos y difíciles, Sabbag encontró apoyo crucial en su abuelo, quien era presidente del Junior de Barranquilla. Este apoyo familiar y su dedicación al entrenamiento fueron fundamentales para su desarrollo como jugador profesional. “Mi abuelo fue clave, me enseñó mucho y siempre creyó en mí”, destacó Sabbag.

Actualmente, Sabbag se encuentra en la etapa final de su recuperación de una lesión en el tobillo sufrida en febrero. Aunque aún no ha debutado en la presente temporada con Alianza Lima, el delantero ha sido objeto de críticas por su interés en la música durante su recuperación.

Puedes leer:

Torneo Apertura: Final de infarto

En el mismo programa, Sabbag defendió su derecho a tener hobbies, afirmando que la música es una pasión que desea seguir después de su retiro del fútbol. “No me siento culpable, ¿por qué debería sentirme mal por hacer algo que me gusta en mis ratos libres?”, expresó Sabbag con firmeza.

El delantero insistió en que su prioridad sigue siendo el fútbol y que está trabajando intensamente en su recuperación, haciendo doble jornada varias veces por semana. “Quiero estar jugando ya, pero debo estar tranquilo. No puedo hacer que retroceda el proceso por el afán de querer estar”, comentó Sabbag.

Sabbag espera volver a las canchas en el Torneo Clausura y contribuir al éxito de Alianza Lima. “Espero que la gente entienda que todos necesitamos un escape. La música me ayuda a despejar la mente y seguir adelante”, concluyó Sabbag.