Minimizan los riesgos

En Brasil aseguran que la Copa América no es un evento de grandes proporciones y no es necesaria la vacunación.

El Ministro de Salud de Brasil, Marcelo Queiroga, defiende la celebración de la Copa América en su país, la cual iniciará el domingo con el choque entre Brasil y Venezuela. 

“La práctica de deportes está permitida en Brasil. El riesgo de contraer coronavirus es el mismo con o sin partidos. No estoy diciendo que no haya riesgos, digo que no hay riesgos adicionales. Sin la presencia de público en los estadios no hay riesgo de aglomeraciones. No es un evento de grandes proporciones, no son unos Juegos Olímpicos“, manifestó Queiroga. 

También comentó que no les compete la autorización de la realización del torneo y que avalan los protocolos de la Confederación Brasileña de Fútbol (CBF) y de la Conmebol, además de que los estados que albergarán los partidos están de acuerdo. 

Por otro lado, apuntaron que la vacuna contra el COVID-19 no es una exigencia pero sí una recomendación. “No es una imposición la cuestión de la vacuna. Los que estén vacunados, mejor. Pero no va a haber un esfuerzo para vacunar ahora. Hasta porque la vacuna puede causar una reacción y eso podría comprometer el ritmo competitivo de los jugadores”, indicó. 

Hasta el momento, 6 de las 10 selecciones ya están vacunadas.