Por: Fernando Jiménez // Crónica de una vergüenza

Hacía mucho no veía a una selección tan pobre. Pero pobre de verdad. Falta de actitud, o quizá sí, la tienen, pero torpes con el balón. Con miedos, dudas y temores. Chocaban con los argentinos y rebotaban. Les hacían transiciones rápidas y corrían como loquitos. Sin una marca eficaz. Con un caprichoso Paolo Guerrero, que le hace daño al país con su terquedad de seguir jugando. Ya cumpliste tu ciclo. No es tu chacra, Paolo. Es el equipo que representa al país, no está a tu merced, por más que hayas hecho faenas fabulosas en antaño. Y peor aún, la complicidad de Fossati, porque si él no lo llama, chau. Asunto arreglado.

Pero pareciera que el señor Fossati se mea en los calzoncillos. Y no pone mano dura y fuerte.  Si ni se siente capaz, de decirle Paolo no vas más. Nos haces daño. Margina usted a las jóvenes figuras que emergen y no tienen lugar porque están los viejos que usted prefiere para que lo salven. Y quiere que sigámoslo esperando hasta setiembre. Y afirma muy orondo, que ahí recién se verá su trabajo y la Copa América, no importa.

Con un Aldo Corzo que se cae solo, de puros nervios, siente el aliento en la nunca de Lautaro Martínez y chau. Entra el goleador argentino y lo clava a Pedrito Gallese. Así Pedrito, con cariño, porque me enternece como defiende ante tanto indocumentado que integra la selección. Aplausos para Zambrano, Callens y Marcos López, los mejores junto a Gallese. Demostraron jerarquía internacional e hicieron una buena Copa América. Ustedes no deben avergonzarse. Más bien, gracias

Cartagena no da la talla. Solo es cumplidor, pero no tiene estatura internacional para manejar los hilos desde su posición. A mí o me gustó, ante Chile ni Argentina, aunque frente a Canadá jugó mejor, pero en el nivel que requiere la selección. Peña tiene técnica, pero o inteligencia. Tantos años en el fútbol internacional y en la selección y ya llegó a su techo. Edison Flores es otro que ya quemó toda su sapiencia y juega de yapa. Tres partidos, cero puntos, cero balas. En la selección está con una deuda tremenda.

Piero Quispe aún puede ilusionar, si se lo propone. No jugó ante Argentina y ni se le extrañó. No jugó Polo, dicen porque se sintió en el último minuto, pero no me la como. Creo que fue más un barajo. El gringo Sonne jugó todo el partido, tuvo su oportunidad, pero no demostró nada, como para soñar con él. Habrá que seguir viéndolo. Bryan Reyna tuvo algunos arranques, amagues a Gonzalo Montiel, pero terminó confundiéndose él mismo. Aún le queda crédito.

Esa es nuestra triste realidad. Es lo que tenemos, dirá usted. Yo creo que Jorge Fossati, debe hacer un acto de conciencia y empezar recomponiendo el equipo, Apostar más por los jóvenes que emergen y si no aparecen más es por el incapaz de Agustín Lozano, presidente de la Federación Peruana de Fútbol. Él es más culpable que el mismo entrenador. Él es quien debe buscar un plan de gobierno para potenciar nuestro. No asociarse con entidades que vienen a lucrar con nuestros entrenadores

Usted señor pasa piola porque se enquista en el sofá de la FPF y tiene el respaldo de los votos de sus cómplices que integran la Asamblea de Bases. Usted está en ese sillón solo para lucrar y chuparle las medias al presidente de la Conmebol, el tacaño Alejandro Domínguez, quien se llevará de esta Copa, para sus arcas 400 millones de dólares. Con tanta plata no puso ni gaseosas ni sanguches a los periodistas extranjeros que cubrieron este evento. Se acabó el café en el Centro de Prensa, de Miami y no repusieron en el segundo tiempo. Seguro esa plata la guarda para aumentarles sus dietas a sus chupas cuetes, presidentes de las Federaciones. Capaz que ya no les dará 40 mil dólares mensuales, sino les aumenta diez o 20 luquitas gringas más.

Basta de hacerle daño a nuestro fútbol sinvergüenzas. Se enriquecen porque ahora hay mucho dinero. Juan Carlos Oblitas enquistado en su oficina y lavándose ls manos como Pilatos. ¿Creerá que él no es el culpable? Me da bronca esta eliminación, me da rabia. Siento pena por este viejo y querido fútbol peruano y estos hinchas que residen en Estados Unidos, que regresan a sus hogares con la frente marchita. Qué pena, realmente